Ciencias

“Músicos y medicina”, por el Dr. Adolfo Martínez Palomo

CIUDAD DE MÉXICO (proces.com.mx) .– Con la celebración del bicentenario de la muerte de Wolfang Amadeus Mozart en 1991, el médico, científico y académico mexicano Adolfo Martínez Palomo (1941) inició la investigación bibliográfica, redacción y presentación pública de la textos ahora publicados por El Colegio Nacional en catorce ediciones dobles.

Esta nueva serie de formato compacto incluye las biografías de: Monteverdi y Vivaldi, Bach y Handel, Haydn y Mozart, Beethoven y Paganini, Rossini y Schubert, Donizetti y Bellini, Berlioz y Mendelssohn, Chopin y Schumann, Liszt y Wagner, Verdi y Gounod , Clara Schumann y Brahms, Borodin y Bizet, Tchaikovski y Puccini, Mahler y Shostakovich.

Hoy ofrecemos extractos del segundo volumen titulado Músicos y medicina. Historias clínicas de grandes compositores. Bach y Handel (86 páginas en formato de 12 por 18 centímetros, bibliografía, ilustraciones y créditos iconográficos, www.colnal.mx), escrito por Martínez Palomo, quien se destacó por sus investigaciones sobre el doloroso virus del Herpes Zoster.

“Dos colosos de la música clásica Johann Sebastian Bach (1685-1750) y Georg Frideric Handel (1685-1759), ambos nacidos el mismo año en Alemania y aún no se conocieron personalmente. Bach siempre se queda en su país, donde tiene veinte hijos. Handel, por su parte, gana fama y fortuna en Inglaterra, sin casarse. Largas y prolíficas vidas, unidas por un fin común: la ceguera, provocada por la incómoda intervención del mismo aprendiz de cirujano oftalmólogo. “

Creatividad: ¿herencia o aprendizaje?

(…) Con el perdón de los partidarios de la teoría hereditaria de la creatividad, quisiera insistir en que nada indica en la infancia o adolescencia temprana de Johann Sebastian la existencia de un genio, al contrario, se agradece, más bien, un compromiso excepcional por aprender de los mayores. (…)

A los quince años, nuestro personaje copia con entusiasmo composiciones de otros, por la noche, a una edad en la que otros genios de la música llevan mucho tiempo escribiendo música. A esa edad, tiene que dejar la casa de su hermano, que ya es insuficiente por el nacimiento de cuatro sobrinos más.

READ  porque la vuelta es tan complicada

De hecho, uno de los atributos físicos de Johann Sebastian que más llamó la atención de sus biógrafos fue … ¡la fuerza de sus piernas! Y no es por nada. ¡Qué camino tuvo que recorrer en su juventud para absorber los conocimientos musicales de los grandes de su tiempo! Nada estaba demasiado lejos, ni el clima tan malo que le impidió realizar viajes a pie en busca de un mejor conocimiento. Así, viajó 40 km entre Ohrdeuf y Eisenach y 360 km entre Ohrdruf y Lüneburg. (…)

Bach, como ya hemos dicho, tuvo una salud inquebrantable durante toda su vida, incluso en su período de madurez. Un neurólogo comentó, al analizar el retrato de Bach, la obvia obesidad del compositor y la presencia de una leve parálisis facial, quizás por un infarto cerebral. De hecho, la única debilidad física bien documentada fue su problema de visión.

Para los oftalmólogos que revisaron su historia, Bach probablemente era miope, a juzgar por la apariencia de sus ojos en el único retrato real que quedaba, tomado a los sesenta y uno. [por Elias Gottlob Haussmann, en 1746, reproducido a colores en este libro de Martínez Palomo] que muestra al compositor “forzando la vista”. Esta miopía puede haberle permitido el arduo trabajo de leer y escribir innumerables partituras. (…)

Siguiendo el consejo de sus amigos, el compositor consultó a un oftalmólogo inglés, el señor John Taylor, que operó, a veces con cierto éxito, a muchas personalidades europeas, entre ellas la contemporánea Handel. Taylor era en realidad un gran charlatán, dominando el arte de la publicidad más que la ciencia (…)

En la época de Bach, el tratamiento médico habitual para las cataratas variaba desde dietas esotéricas hasta sangrado y aplicación de sanguijuelas. El procedimiento quirúrgico fue seguido por el lavado de ojos con una mezcla de bálsamo peruano y agua caliente. Luego, se agregaron aves con pulpa de casia, edulcorantes alcanfóricos, vendajes, una dieta ligera y medicamentos para evacuar sin esfuerzo.

READ  Descubrimiento de carreteras interplanetarias para sondas espaciales

Menos de cuatro meses después de la muerte de Bach, se instaló el quirófano en el restaurante Tres Cisnes (…) Tres meses y tres semanas después de la operación, Bach desarrolló una parálisis cerebral de origen vascular y quedó inconsciente. Desarrolló fiebre, posiblemente neumonía, y murió la noche del 28 de julio de 1750 a la edad de 65 años, a pesar de los mejores esfuerzos de los mejores médicos de Leipzig. (…)

El querido sajón

HAMBURGO, 5 DE DICIEMBRE DE 1704.- Durante la representación de la ópera Cleopatra de Johann Mattheson, un músico alemán de 19 años que dirige a los cantantes de clavecín. Se niega a permitir que el compositor lo desplace de sus instrumentos: la disputa aumenta y los dos acalorados músicos deciden resolverlo en un duelo. Afortunadamente para la humanidad, la espada que golpeó el pecho del joven intérprete rompió solo un botón de metal en su chaqueta, salvando la vida de Handel y dejando el trabajo de uno de los compositores más grandes y prolíficos para la posteridad. de musica. (…)

Su fama llegó a Italia, donde fue invitado por un príncipe Medici (…) A los veinticinco años, Handel regresó por unas semanas a Alemania, a Hannover. Por qué recibió allí el nombramiento de “maestro de capilla” de la corte, con un sueldo altísimo (cincuenta veces más de lo que recibía como organista) y permiso para ausentarse durante un año, cuando en realidad lo que le interesaba a ese tribunal era enviar a Londres ? Para algunos, esta cita disfrazó la verdadera tarea asignada al compositor: insertarlo en la corte inglesa y recibir información sobre el estado de salud de la reina Ana, ya muy enferma. El interés era que el sucesor directo al trono de Inglaterra fuera precisamente el elector de Hannover, Georg Ludwig, por lo que la enferma reina Ana murió, Hannover necesitaba estar al tanto de los acontecimientos de Londres. (…)

Sus contemporáneos lo describieron como impetuoso, brusco y autoritario, pero completamente desprovisto de malicia y maldad, a pesar de los muchos enemigos que el éxito le produjo en Londres. De vez en cuando, tenía ataques incontrolables de irritabilidad y enojo. Por ejemplo, en una ocasión discutió con el famoso cantante francés italiano Cuzzoni y le dijo: “¡Oh, señora! Sé muy bien que usted es un verdadero demonio, pero le mostraré que soy la cabeza de todos los demonios”. Luego la tomó por la cintura y la condujo hasta la ventana, donde amenazó con arrojarla a la calle.

READ  Únase al quinto Encuentro de Montaña y Ciencia del 13 al 21 de marzo en Auvernia

Durante gran parte de su vida, Handel estuvo físicamente sano, dotado de una notable capacidad de trabajo. De complexión gorda como la de su padre, pronto mostró una clara tendencia a la obesidad debido a su incontenible entusiasmo por la comida y su no menos alegre gusto por el alcohol, especialmente por los vinos de Oporto y Madeira. Sus contemporáneos lo llamaron “el oso” por su corpulencia y andar descompuesto, pero también por su tenacidad, energía y fuerza. Reunió varios factores que podrían causar hipertensión y endurecimiento de las arterias en la edad adulta: sobrepeso, fumar en pipa, vida sedentaria y estrés económico y laboral.

La buena salud de Handel comenzó a decaer a partir de los cincuenta años, precisamente en un momento de gran tensión financiera y administrativa debido a las dificultades para la puesta en escena de sus óperas; dolores de cabeza, irritabilidad, calambres, dolor reumático.

En 1737, luego de un período de gran cansancio y decepción, “la máquina se rompió”: sufrió una parálisis de su brazo derecho, que afectó principalmente a los dedos de esa mano, y consecuentemente le impidió tocar el clavicémbalo y el órgano. Junto con la parálisis, presentó ciertos cambios mentales, “que cambiaron su comprensión”, según un comentario escrito contemporáneo, quizás refiriéndose a confusión mental o problemas del habla. (…)

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar