Salud

Mr. Código: El ejercicio físico reduce hasta un 30% el riesgo de tener estos seis tipos de cáncer, según los oncólogos

La importancia del ejercicio físico en la prevención y tratamiento del cáncer ha sido reafirmada por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Según esta prestigiosa organización, el ejercicio físico es uno de los pilares fundamentales para mantener una buena salud y calidad de vida.

Los expertos de SEOM destacan que el ejercicio físico puede reducir de manera significativa el riesgo de mortalidad específica por cáncer, llegando hasta un 20% de reducción. Incluso, en ocho tipos diferentes de tumores, este porcentaje puede alcanzar el 30%. Entre los cánceres en los que se ha evidenciado una disminución del riesgo gracias al ejercicio físico se encuentran el de mama, colon, vejiga urinaria, endometrio, esófago y estómago. Además, también se ha demostrado que el ejercicio beneficia a otros tipos de tumores como el de próstata y pulmón.

La práctica de ejercicio físico no solo ayuda en la prevención del cáncer, sino que también mejora la calidad de vida de los pacientes y disminuye los efectos secundarios de los tratamientos. A pesar de los beneficios documentados, pocos pacientes con cáncer se mantienen activos físicamente debido a la falta de información y a reticencias causadas por los efectos secundarios, el temor a nuevos efectos adversos, la falta de motivación o las dificultades de acceso al ejercicio.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, solo el 37,7% de la población adulta en España realiza actividad física de forma regular, mientras que el 27,4% se declara sedentaria. Ante esta realidad, la Dra. Blanca Herrero, coordinadora del Grupo de Trabajo de Ejercicio y Cáncer de SEOM, destaca que la prevención del cáncer puede comenzar con tan solo 30 minutos de ejercicio físico al día.

READ  Un estudio del Hospital Macarena de Sevilla revela los beneficios de comer salicornia para prevenir los ictus

El ejercicio físico no solo ayuda a controlar el peso, sino que también mejora la regulación hormonal, fortalece el sistema inmunológico y reduce la inflamación, los niveles de azúcar en sangre y la resistencia a la insulina. En pacientes con cáncer, el ejercicio físico también puede reducir el cansancio y la depresión, aumentar la eficacia de los tratamientos y facilitar la recuperación.

Es importante destacar que siempre se debe realizar el ejercicio físico indicado y supervisado por los oncólogos y profesionales de la salud, ya que cada paciente y cada tipo de cáncer requerirán adaptaciones y precauciones específicas.

En resumen, es fundamental concienciar a la población sobre la importancia del ejercicio físico en la prevención y tratamiento del cáncer. Solo una pequeña dosis de actividad física diaria puede marcar la diferencia en la vida de las personas y en su lucha contra esta enfermedad.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba