Ciencias

«Las ciencias tienen un papel fundamental que jugar en la formación del pensamiento crítico»

Nuestro tiempo está marcado por la duda. Al final de las grandes ideologías venían las de las certezas, en particular las basadas en las instituciones, sus palabras y la confianza depositada en ellas. Si las causas de esta “gran transformación” no pueden reducirse a la revolución digital, es obvio que esta última, al permitir que todos se expresen en línea, contribuyó a este movimiento fundamental. Vivemos, há pouco mais de vinte anos, uma revolução copernicana da informação: já não é esta última que é rara, e limitada a algumas dezenas de canais e emissores oficiais, mas sim a disponibilidade dos seus “receptores” – ou seja, de cada uno de nosotros.

¿Cómo promover la confianza en la ciencia?

Los teléfonos móviles y las redes sociales nos dan acceso a una marea permanente de información heterogénea, donde se mezclan palabras institucionales y eruditas con la multiplicidad de otros contenidos que los algoritmos de las plataformas traen a nuestro conocimiento.

ruptura generacional

Podemos deplorar este nuevo mundo de info-obesidad estructural; todavía es una realidad y es difícil imaginar cómo podría revertirse esta tendencia. Todo hace pensar, por el contrario, que la transformación a este nuevo paradigma no está del todo completa: las cifras del Barómetro del Pensamiento Crítico 2023 de Universcience, al igual que otros estudios, confirman la clara ruptura entre la generación de menores de 24 años y sus mayores- da aún más espacio y confianza, para la información, a Internet y las redes sociales, abandonando los canales tradicionales y las reglas editoriales que eran suyas, desde la televisión hasta la tablilla.

El momento, por tanto, no es de lamentaciones, sino de tomar en cuenta este nuevo acuerdo, que también trae su cuota de oportunidades: nunca antes la humanidad había tenido tanto conocimiento al alcance de la mano. La pregunta es cómo clasificar y calificar la información valiosa. La respuesta está en una facultad intelectual: el pensamiento crítico, es decir, la capacidad de pensar por uno mismo pero también de saber cuándo y por qué confiar en una información o una idea, ya sea de otros o de uno mismo. .

El papel fundamental de la ciencia.

El desarrollo de esta capacidad a lo largo de la vida es una necesidad primordial para la formación de ciudadanos libres y para el buen funcionamiento colectivo de nuestra democracia. Si no puede haber una única vía de acceso –la educación en medios, las humanidades, la filosofía son oportunidades para formar el pensamiento crítico–, las ciencias tienen un papel fundamental que jugar.

Semana de la prensa en la escuela: educación mediática para retomar la palabra

Por un lado, porque su base, en particular el enfoque experimental, es un método robusto y probado para probar la relevancia de la información y distinguir entre lo que se demuestra y lo que no. Por otro lado, porque las grandes elecciones sociales sobre las que debemos ejercitar juntos nuestra mente crítica requieren la movilización de nuestra cultura científica.

¿Cuáles son los algoritmos que dan forma a la información que nos llega? ¿Qué trampas le tienden a nuestro cerebro, jugando con nuestros sesgos cognitivos? ¿Cuáles son los méritos y límites de la energía nuclear para la descarbonización de nuestra economía? ¿Cuáles son los mecanismos del calentamiento global? Desde las tecnologías de la información hasta las neurociencias, pasando por las matemáticas o incluso las ciencias de la vida y de la tierra: las ciencias, como el conocimiento de nuestras instituciones o los clásicos de la literatura, deben ser parte integrante de la cultura general del siglo XXI.

Atención a las zonas rurales

El acceso a estas dos “brújulas” imprescindibles, el pensamiento crítico y la cultura científica, debe garantizarse a todos los ciudadanos, independientemente de su formación inicial y trayectoria vital. Los resultados del Barómetro del Pensamiento Crítico 2023 muestran cuánto nos queda por recorrer en este ámbito. Si resulta que más de uno de cada dos franceses está regularmente informado sobre cuestiones científicas y que la realidad del calentamiento global es un consenso para la mayoría de nuestros conciudadanos, también surgen puntos de atención: 42% de los encuestados – 51% de los que tienen menos de 24 años entre ellos- no se definen a sí mismos como de mentalidad crítica. En otro nivel, los perfiles que parecen más alejados de la ciencia son más femeninos y más rurales que la media. Tantas advertencias sobre la necesidad de implementar una política de formación científica y concienciación del pensamiento crítico que sea universal, en todos los territorios -físicos y digitales- y en todas las edades de la vida.

Brujas, fantasmas… Una encuesta franco-estadounidense apunta a la “clara progresión” de las creencias ocultas

Tenemos la suerte de contar en nuestro país con una densa red de actores que realizan un trabajo formidable en este ámbito, muchas veces con medios limitados: centros de cultura científica, pero también, en lo que respecta a la educación en medios, bibliotecas. Si la actuación de estos actores de primer nivel en el terreno es fundamental, la magnitud de los desafíos que se avecinan requiere una movilización general, desde las escuelas hasta el mundo empresarial. Un reto por cumplir.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar