Mundo

Crisis del agua en Guadalupe, con repetidos cortes y contaminación

Crisis del agua en Guadalupe, con repetidos cortes y contaminación
Un residente muestra los contenedores de suministro de agua en su casa en Capesterre-Belle-Eau, Guadalupe, el 26 de julio de 2018.

Para los usuarios de Guadalupe, la tregua duró poco. El martes 4 de abril, el Sindicato Mixto de Gestión de Agua y Saneamiento de Guadalupe (SMGEAG) informa a la población que el agua del grifo no es apta para el consumo “debido a no conformidades microbiológicas” en tres distritos de la ciudad de Le Moule, en la isla de Grande-Terre. “Mientras se espera el resultado de nuevas muestras, no se debe consumir agua para beber, preparar alimentos, cepillarse los dientes y bañarse”, advierte la nota de prensa del organismo semipúblico. Este es el tercer incidente de este tipo en seis meses en esta localidad de 22.000 habitantes. Se espera que la prohibición dure hasta que los funcionarios de salud le den luz verde. ” Lo antes posible “.

Lea nuestro informe: Artículo reservado para nuestros suscriptores “En casa, el agua es un accidente”: en Guadalupe, los habitantes ya no soportan las deficiencias de la red de agua potable

Irónicamente, este comunicado sindical mixto se publicó pocas horas después del anuncio de la vuelta a la normalidad en el municipio de Basse-Terre, donde se produjo un escenario idéntico al de Le Moule. Tras la detección de contaminación bacteriológica en las cañerías, mil familias, de los 10 mil habitantes de la capital del departamento, vivieron, durante cinco días, el ritmo de entrega de botellas de agua mineral por parte del municipio.

“De quince a veinte palets al día”, dice el alcalde (Partido Socialista), André Atallah. Son 9.000 botellas repartidas cada día en varios barrios del oeste de esta ciudad situada en el montañoso -y abundantemente regado- sur de la isla de Basse-Terre. Una pena, pues las lluvias providenciales de las últimas semanas parecían presagiar el final de la estación seca y el próximo levantamiento de las medidas restrictivas en el uso del agua impuestas por el gobierno de la ciudad a mediados de marzo en todo el departamento. “Ya no era la sequía; salía agua de los grifos, pero no era potable”, lamenta el concejal Basse-Terrien. Desde su ventana, la vista es impresionante sobre las verdes laderas del macizo de Soufrière, el majestuoso volcán inactivo cuya cima se pierde en las nubes.

READ  Lucha de brazos entre Estados Unidos y Sudáfrica por una entrega de armas a Rusia

“Cuatro paquetes a la semana”

La contaminación bacteriana afectó a dos escuelas, así como al centro hospitalario de Basse-Terre. Es en este hospital, el segundo establecimiento más grande del departamento, que André Atallah trabaja como cardiólogo. La actividad de todos los servicios, algunos de los cuales no están presentes en ningún otro hospital de la isla, estuvo interrumpida durante varios días. En quirófanos, “había que lavarse las manos con agua embotellada”, suspira el doctor, que preside la federación de hospitales de Guadalupe. Hasta fin de año, las siete escuelas de la capital estarán equipadas con “tanques de alta tecnología”asegura el alcalde.

Tienes el 69,88% de este artículo para leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba