Las noticias más importantes

“AMLO ataca la libertad de expresión atacando a la prensa”: Ramón Cossío

Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador hace un enfrentamiento de hechos, noticias o información publicada, es un ejercicio real para el la libertad de expresiónPero cuando se enfrenta a los medios de comunicación, académicos o líderes de opinión, es un ataque.

Así lo manifestó en entrevista a EL UNIVERSAL por el ministro jubilado. José Ramón Cossío Díaz, quien advirtió que, actualmente, en México existe un clima de polarización que se acentúa en las denuncias que hace el presidente contra determinadas personas o empresas de comunicación y que pueden poner en riesgo a periodistas.

¿Qué dice el presidente sobre los medios, son ataques a la libertad de expresión?

– En algunas ocasiones, el presidente se enfrenta a la noticia y, en otras ocasiones, al periodista o los medios de comunicación. Cuando se confronta la noticia, el comunicado, el hecho, me parece un ejercicio legítimo. El presidente o cualquier otra persona no tiene por qué estar de acuerdo con los datos, informes o interpretación de la opinión de columnistas y columnistas.

Lo que encuentro muy preocupantes son los ataques grosella al fulano de periodista o al fulano de tal periodista por ser conservador, fifi o pagado, porque no me parece que se construya ningún tipo de ejercicio de la libertad de expresión, y más complicado aún, me parece que la negación mediática como si, todos, fuera un juntos o una unidad, que me parece que ya no es parte del la libertad de expresión.

Leer también: “Debe cesar el acoso del Palacio Nacional a la libertad de prensa”

Se presenta una situación muy desigual, ya que el Presidente de la República tiene toda la administración pública federal a su servicio mientras está a la cabeza y tiene un poder enorme y un equipo mediático enorme que puede apoyar lo que dice, ahí me parece. que hay un ataque a la libertad de expresión.

Dirá: “El Presidente puede opinar lo que quiera”, es cierto, nadie podría limitar estas condiciones en este sentido. Por supuesto, habrá quienes se sentirán ofendidos y pueden demandar al presidente civilmente.

READ  Otro hermoso look de Tamara Falcó en El Homiguero, esta vez con un kimono hecho en España

Afortunadamente, en México la libertad de expresión no se procesa penalmente, sino civilmente, y alguien podría demandar al Presidente porque no tiene otra inmunidad procesal que la nuestra, pero llegar a estas formas me parece equivocado, desordenado, rápido o poner lo que es el ejercicio adecuado de la libertad de expresión.

Con estos ataques a los medios, ¿qué riesgo corren quienes trabajan como reporteros?

-Un montón de. Si el presidente está diciendo que hay un tipo de medio o periodista que se opone a la Cuarta Transformación o que algunos reporteros lo están, me parece que eso los pone en riesgo, porque no podemos dejar de notar que el país está entrando en una polarización increíble. grande.

Leer también: Más de 650 científicos e intelectuales piden el fin de los ataques de AMLO a la libertad de expresión

Y en un entorno de polarización comienzan a surgir muchos fenómenos irracionales. No estoy hablando de México en este momento, estoy hablando de todos los momentos que pudimos conocer cuando entra en situaciones irracionales y se oponen, por eso creo que está muy expuesto en los medios.

El presidente dice que solo unos pocos periodistas son leales, otros no, y solo unos pocos medios son leales, por lo que todos los demás no son leales, y en un ambiente polarizado, la gente puede entender estos mensajes de una manera muy curiosa o distorsionada. porque tal A veces el presidente ni lo piensa, pero la gente puede tener iniciativas distorsionadas y empezar a atacar a los periodistas.

El presidente pierde de vista que los medios, para los que están en el gobierno, son faros, no en el sentido cursi, sino como esas marcas que se colocaron en determinados puntos, como en los promontorios, para no chocar. los botes.

READ  FRENO. Las carpas delanteras Anti-AMLO están vacías después de un día de ocupación.

No solucionar los problemas de los periodistas muertos o estimular el enfado con los reporteros es que apagas los faros con lo que puedes tener una mejor navegación presidencial.

Leer también: Inhabilitando Nexos, un ataque a la libertad de expresión: Amedi

Entonces, se pueden tener ataques a periodistas por el crimen organizado y por la población, la pregunta es quién los protegerá, quién nos informará, como ciudadanos, qué está pasando y quién? ¿Señalará al presidente sobre los peligros para que su proyecto no se desmorone?

¿Debemos dejar de cubrir al presidente de la República?

“No, creo que todos perdimos allí”. Se llenarán, porque no habrá una sala llena de agujeros, habrá algunos señores que quizás ni siquiera sean periodistas. El presidente tendrá más preguntas en la mañana, faltará.

El medio tiene que seguir cumpliendo sus formas, tiene que irse, tiene que hacer todo el rito para no salir de la plaza y ver que hay ese esfuerzo y una forma de transmisión de datos.

Era el turno del presidente COVID-19, muertos, heridos, recesión mundial, un presidente de Estados Unidos muy complicado, una relación bilateral difícil, agudización de la violencia en el país, estaba en pésimo estado.

Leer también: “Hay un gobierno que se preocupa por la libertad de expresión”: Héctor Aguilar Camín

Si esto pudo haberlos resuelto o no es una cuestión diferente, pero en un proceso creciente de frustración, socavará aún más las cosas con los medios, porque continuarán diciendo lo que tienen que decir. Si no estás discutiendo hechos, informes, noticias, opiniones, comenzarás a discutir más sobre personas y ataques como este ad hominem en un sentido genérico, no solo en personas, sino en empresas, redes, etc. Me parece que van a empeorar, así que salir de este campo me parece que ya está entrando en la soledad de cada uno y ese es un factor que agravará las difíciles condiciones que vive el país.

READ  AMLO. No podemos cerrar la refinería de Cadereyta

¿Está garantizada la libertad de expresión en México?

-Si. A día de hoy, además de los apodos, chistes y apodos que hace el presidente, no veo acciones directas. La más directa es la decisión del Secretario de Servicio Público (SFP) para sancionar a Nexos, pero es una sanción económica. No vi el cierre o una amenaza directa al periodista, vi su burla o su intento de burla social.

Lo que puede pasar, y eso sería muy peligroso, es que comencemos a observar la aceptación social generalizada de que el presidente tiene razón, para que la sociedad asuma su punto de vista y se convierta en un instrumento de ataque a los medios.

Asimismo, que los medios de comunicación comiencen a restringirse, que entren en un proceso social muy peligroso, que es la autocensura, o que los órganos de protección, sean los que sean, de la libertad de expresión, se adecuen a estas precauciones.

Como académico, ¿se ha sentido limitado o intimidado para escribir o dar su opinión de cierta manera para no molestar al presidente?

—No, pero tomé la decisión de no entrar en disputas en las redes porque, como dijo Darwin: “Entrar en la polémica lleva mucho tiempo y amarga el corazón”.

He intentado no ofender a nadie, decir que tengo un puesto y puedo dialogar con los demás en términos académicos, pero no me importan los problemas de networking y supongo que esto ha generado un área en la que me siento cómodo y aún no he entrado en los que cuentan y cuentan. . No me sentí restringido, colaboro con varios medios y nunca nadie dijo sí o no, ni me molestó ni nada.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar