Economía

Optimismo posterior a la COP27: aumentan las voces no occidentales

La COP27 en Egipto, que durante muchos días pareció terminar en un fracaso, terminó con un avance histórico en la tan esperada acción para compensar las pérdidas y daños de los países en desarrollo.

La cumbre no puede considerarse un triunfo total. Hubo una pronunciada sensación de decepción de que otro año vendría y se iría con los elusivos $ 100 mil millones. [€96bn] objetivo de inversión aún no alcanzado, y que los compromisos de 1,5 grados no se defendieron con más vigor. Ha habido, sin embargo, suficiente progreso para un poco de optimismo.

  • Pero la cumbre no puede considerarse un triunfo total (Foto: Kamyar Adl)

Un desarrollo particularmente notable, que bien pudo haber contribuido al éxito de las ‘soluciones climáticas’, fue la sensación real de que el dial había cambiado y que los gobiernos no occidentales ahora parecen estar impulsando la agenda en algunos temas de cambio climático.

Si bien algunas de las naciones más vulnerables al clima del mundo, como los llamados «pequeños estados insulares», así como Pakistán y Bangladesh, han encontrado cada vez más su voz en el escenario mundial, su activismo no es nada nuevo.

Sin embargo, lo que fue particularmente impresionante fue la mayor participación de las economías emergentes no occidentales, muchas de las cuales tienen emisiones significativas. Estas naciones están asumiendo compromisos impresionantes para mejorar su posición, mientras instan a otros a hacer lo mismo.

México, por ejemplo, es el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero en América Latina y recientemente ha aumentado su dependencia de la energía del carbón. Sin embargo, anunció en la COP27 que elevaba su objetivo de reducción de emisiones del 22% al 35%. Esto se basa en los objetivos de su Ley Ómnibus de Cambio Climático de 2012, un marco detallado para la reforma ecológica de su economía y sus prácticas.

READ  En México, un terremoto de magnitud 7.4 sacude la costa oeste

De manera similar, Sudáfrica, un país cuya compañía nacional de electricidad, Eksom, a menudo ha sido catalogada como la mayor contaminadora de África, ha logrado avances significativos. Se están realizando esfuerzos para descarbonizar la red eléctrica y cerrar las antiguas centrales eléctricas de carbón. El presidente Cyril Ramaphosa de Sudáfrica asumió serios compromisos en la COP27 y fue una de las voces más francas sobre la compensación por daños.

Luego están los Emiratos Árabes Unidos, el anfitrión de la COP28 del próximo año, que ha traído la delegación nacional más grande a Egipto. Como importante productor de petróleo, con una economía que obtiene el 30 % de su PIB de las exportaciones de petróleo, pocos esperarían que Abu Dabi fuera un destacado defensor del cambio climático.

Sin embargo, los Emiratos han invertido significativamente en tecnologías ecológicas, incluida la firma del Acuerdo de Energía Limpia PACE con los Estados Unidos, que dedica US $ 100 mil millones para acelerar la transición energética en las economías emergentes. – acuerdos de hidrógeno con Gran Bretaña y acuerdo para construir uno de los parques eólicos más grandes del mundo en Egipto.

En la COP27, su presidente, el jeque Mohammad Bin Zayed, buscó posicionar a los Emiratos Árabes Unidos como un «proveedor responsable» de gas y petróleo y se convirtió en el primer líder del Golfo en comprometerse con cero emisiones netas para 2050.

Por supuesto, es fácil descartar las declaraciones de estos estados como un signo de virtud en lugar de un compromiso genuino con una política más ambiental.

Pero la realidad es más compleja. Los líderes de los tres estados, como los de Occidente, son reacios a sacrificar gran parte de su desarrollo económico en el altar del cambio climático. Pero también son los más afectados por las amenazas climáticas inmediatas, especialmente en comparación con algunos de sus homólogos occidentales.

READ  #Videos Grandes líneas a la venta en Best Buy a pesar de la pandemia

sin agricultura mexico

México ya está experimentando temperaturas récord, incluido un récord mundial de 54,4 grados en junio de 2021, lo que está desestabilizando su sector agrícola vital y el suministro de agua. Los peores pronósticos auguran que México perderá casi toda su agricultura en los próximos 80 años. Del mismo modo, se espera que Sudáfrica se encuentre entre los países más afectados, con la agricultura y el agua casi desapareciendo tierra adentro, mientras que la costa se verá afectada por tormentas y ciclones extremos.

Emiratos Árabes Unidos, por su parte, ya es un estado muy vulnerable por la falta de agua y seguridad alimentaria, situación que se agravará con la escasez global provocada por el cambio climático.

Además, Oriente Medio es una de las regiones de mayor riesgo debido al cambio climático, con muchos estados como Siria, Irak y Egipto que ya experimentan turbulencias políticas y económicas causadas por la escasez de agua y la desertificación.

Los EAU también tienen una razón económica: invertir en energías renovables tiene sentido. Si grandes partes del mundo se alejan de los combustibles fósiles, como esperan los asistentes a la COP27, una parte significativa de los EAU en energías renovables ayudará a la transición económica.

Esto no significa que todas las economías emergentes no occidentales liderarán ahora la lucha contra el cambio climático. Muchos, de hecho, estaban menos entusiasmados con la COP27.

Los gobiernos occidentales a menudo expresan su frustración con el lento progreso de China a pesar de ser el mayor emisor del mundo. Mientras tanto, un activista del cambio climático le dijo a The Guardian que ‘Arabia Saudita fue la peor, y ellos son los peores en cada COP’, por tratar de diluir el lenguaje en 1,5 grados.

READ  México promete acelerar su transición de energía limpia con Estados Unidos

Sin embargo, el hecho de que la defensa del medio ambiente se haya convertido en una empresa más global ha puesto de relieve el hecho de que algunos gobiernos occidentales no están haciendo su parte.

Climate Action Tracker, un sitio web que rastrea la acción climática de los gobiernos, califica a muchos gobiernos occidentales, incluidos EE. UU., Alemania y la UE, como «insuficientes». El Reino Unido, que lideró los esfuerzos diplomáticos de manera muy efectiva en la COP26 el año pasado, está calificado como «casi lo suficientemente bueno».

En este contexto, es particularmente alentador que estén surgiendo nuevos campeones del cambio ambiental, capaces de imponer un nuevo y más rápido ritmo de cambio. Así que hay claros signos de vida y motivos para el optimismo, a pesar de algunas claras decepciones en la COP27.

No todas las noticias en el sitio expresan las opiniones del sitio, pero transmitimos esas noticias automáticamente y las traducimos a través de la tecnología programática del sitio en lugar de un editor humano.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar