Ciencias

Volver a Sutton Hoo – “The Dig”

Netflix ha estado transmitiendo desde el 29 de enero de 2021, Excavación (la excavación), que narra la historia del espectacular descubrimiento realizado por el arqueólogo Basil Brown en el sitio de Sutton Hoo, a orillas del río Deben en Suffolk, en la costa este de Inglaterra. Uno de los hallazgos arqueológicos más fascinantes del siglo XX. Adaptado de la novela de John Preston (2007), esta película, dirigida por el director australiano Simon Stone con Ralph Fiennes en el papel principal, explora el descubrimiento de un barco funerario, un barco funerario anglosajón del siglo VII. Brunning, comisario de Colecciones europeas de principios de la Edad Media, publicadas por el Museo Británico de Londres.

(2/2) Formó un sólido equipo de asistentes, incluidos Piggotts, OGS Crawford y WF Grimes. Mantuvo un gran interés en el lugar y lo visitó por última vez en junio de 1985 para ver el trabajo realizado por el profesor Martin Carver.https://t.co/bofhFVUnjE #Excavación 📷 @Museo Británico pic.twitter.com/Q1v0eeTmtv

– Sutton Hoo (@NT_SuttonHoo) 22 de enero de 2021

El barco de la tumba Sutton Hoo (Suffolk), descubierto en 1939. Créditos: Twitter

De hecho, la tumba de Sutton Hoo es la de un personaje poderoso cuyo extraordinario tesoro sorprendió a los investigadores: en la cámara funeraria derrumbada hallada en 1939, apareció una invaluable colección de 263 objetos, desde un espectacular casco ceremonial de hierro decorado con escenas de combate, con escudos ornamentados y preciosas piezas de plata con influencias celtas, anglosajonas y mediterráneas. Una hebilla de cinturón de oro en la que se entrelazaban rollos de plantas, monedas de la Francia merovingia o una lira de arce entre los objetos preciosos encontrados. Tantos descubrimientos que transformaron el conocimiento que los especialistas tenían del pasado medieval de Inglaterra, período que se extendió desde el siglo V (tras la retirada de los romanos) hasta el siglo X (llegada de los vikingos). Aquellos que los británicos han llamado durante mucho tiempo la “Edad Media” o incluso la “Edad Media”.

#Excavación ahora está disponible en @NetflixFilm!

Basada en la historia real del descubrimiento de un barco funerario anglosajón en Sutton Hoo, la película reinventa las excavaciones de 1939 con un reparto repleto de estrellas.

El blog de nuestro curador compara la película con la realidad: https://t.co/GN2zHmFr8M pic.twitter.com/Yt2IoiD2sk

– Museo Británico (@britishmuseum) 29 de enero de 2021

Las excavaciones de Sutton Hoo en Suffolk (Inglaterra) en 1939, e imágenes de la película “The Dig”. Créditos: Twitter

Aún así … lejos de estos calificadores oscuros, los objetos desenterrados en Sutton Hoo son testigos de intercambios increíbles a largas distancias. Las granadas que adornan el casco de hierro y las de una bandolera cloisonne reforzada con pan de oro son originarias de Sri Lanka, en el Océano Índico; una bandeja de plata procede de Constantinopla, la capital del Imperio Bizantino; los pellets hechos de un tipo específico de betún recogido en el barco provienen del Cercano Oriente y probablemente de Siria, así como fragmentos de tejidos. Todo un tesoro que hoy se puede admirar en el Museo Británico de Londres.

Las condiciones para el descubrimiento del barco funerario.

Reconstrucción del cementerio de barcos en Sutton Hoo (Suffolk), una tumba real en la Inglaterra anglosajona. Probablemente el entierro del rey Raedwald, gobernante del Reino de East Anglia, en el siglo VII. Crédito: Sipa

READ  Mexicanos encuentran agua subterránea de 35.000 años

Fue, por tanto, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial –el crepúsculo en el que se rodó la película para anunciar la inminencia– que Edith Pretty, dueña de una gran finca ubicada en Sutton Hoo, (1883-1942) – interpretada por la actriz Carey Mulligan: cuestiona la presencia de grandes montículos de tierra cubiertos por una alfombra de hierba fina. Intrigado, este ilustrado amante de la arqueología, que ha visitado muchos sitios, entre ellos Pompeya (Italia), Atenas (Grecia) o las pirámides de Giza (Egipto), pedirá ayuda. Se dirigió a un arqueólogo autodidacta local, Basil Brown (1888-1977 – interpretado por Ralph Fiennes) para realizar las excavaciones. Excavación entonces empezará.

Para este aficionado de personalidad reservada, el estudio de los primeros cerros en 1938 resultará algo decepcionante, ya que han sido saqueados a lo largo de los siglos. Pero todo cambiará en mayo de 1939. Mientras el mundo está a punto de entrar en una conflagración del Segundo Mundo, Basil Brown ataca la más grande de estas colinas, esta intacta. A los pocos días aparecen los estigmas de un barco de 27 metros de eslora, cuyas tablas de madera han desaparecido, devorado por la acidez de los sedimentos. Solo las hileras de remaches y el hueco del casco del barco aún impregnan la tierra. El “momento Eureka” tiene lugar el 21 de julio de 1939, cuando se encuentran los restos de una cámara mortuoria, ¡llena de magníficos tesoros!

El casco de Sutton Hoo es uno de los cuatro cascos anglosajones que han sobrevivido por completo. Su decoración facial sería la de un dragón cuyas alas forman las cejas. Crédito: SIPA

Terminadas las excavaciones, el propietario donó el tesoro de Sutton Hoo a Inglaterra.

En ese momento, no se reportaron restos óseos. Solo se identificarán rastros de huesos en los años 1963-1971, cuando se realizarán nuevas excavaciones, confirmando que allí se colocó un cuerpo. ¿Pero a quién le pertenecía? Sin duda un rey, el único que podría beneficiarse de un entierro tan suntuoso. Si, pero cual? Gracias a los escritos de Beda, el Venerable (c. 672-735) evocando tal evento, se planteó la hipótesis de que podría ser el Rey Raedwald de East Anglia. Este elevado número formaba parte de una dinastía sueca, que llegó a Inglaterra hacia el año 500. La fecha de la muerte de este soberano, alrededor del 624, puede corresponder a la fecha de estos restos. Sin embargo, la verdadera identidad del difunto Sutton Hoo sigue sin estar clara.

Asas particionadas, una técnica de joyería aplicada a la joyería de metal que soporta piedras semipreciosas, como estos granates. Créditos: SIPA

La película también muestra la relación entre Basil Brown y los arqueólogos con licencia de la Universidad de Cambridge designados oficialmente para trabajar en este tesoro. En particular Charles W. Phillips (1901-1985), interpretado por Ken Stott, una especie de mandarín que intenta inmediatamente mantenerlo a raya. La película es una buena ilustración del conflicto de clases en una Inglaterra con una sociedad muy dividida. Cuando se completaron las excavaciones, Edith Pretty, quien la poseía según la ley aplicable, donó el tesoro de Sutton Hoo a Inglaterra. A medida que se acercaba la guerra, los objetos se escondieron inmediatamente en una sección discapacitada del metro de Londres, entre las estaciones de Holborn y Aldwych, para protegerlos de los ataques de la fuerza aérea alemana.

La tapa del bolso servía como accesorio a un bolso de cuero, que contenía monedas de oro de Francia. Crédito: SIPA

Desde su descubrimiento en 1939, cada nuevo análisis realizado en objetos en el sitio web de Sutton Hoo nunca ha dejado de proporcionar su parte de información. Entonces, en 2014, por ejemplo, un artículo en Revista de arqueología europea Indicó que el examen del casco de hierro reveló que las 25 granadas incrustadas sobre el ojo izquierdo no brillaban tanto como las más brillantes del ojo derecho. Los expertos dedujeron que esto podría entenderse como una referencia a Odin, el dios tuerto de la guerra pero también del conocimiento, ¡quien según la leyenda ha aceptado sacrificar su ojo izquierdo para beber del pozo de la sabiduría! Hoy en día, ya no hay duda de que el sitio de Sutton Hoo y sus 18 colinas forman una necrópolis de la élite anglosajona. Un descubrimiento notable que esta película cuenta con un estilo alejado de los clichés que suele transmitir el cine. Excavación o la antítesis de las películas de Indiana Jones. Mira sin moderación.

READ  Muerte del Dr. Roberto Reyes Corcino "Bebeto", pionero de la medicina deportiva

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar