Las noticias más importantes

Vivir sin agua en la segunda ciudad de México

Publicado en :

Monterrey, la segunda ciudad económica del país, consume un promedio de 156 litros de agua por persona al día. Pero este año sufrió una intensa sequía, falta de precipitaciones durante casi 18 meses. Y aunque las lluvias vuelvan a llenar las reservas de la ciudad, buena parte de la población sigue sin agua.

De nuestro corresponsal en la Ciudad de México,

La ciudad pidió un esfuerzo colectivo de su población, pero se establecieron pocas restricciones. Varios miles de familias siguen recibiendo agua a través del reparto de camiones cisterna, para otras más afortunadas el agua sale del grifo unas horas al día. Es necesario ahorrar el preciado líquido tanto como sea posible y muchas actividades diarias se ven interrumpidas por una logística que a veces es complicada de llevar.

En el barrio acomodado de San Pedro, George trabaja como cantinero en un restaurante. Hoy, el establecimiento estuvo ocho horas sin agua corriente. » Antes era más larga, duraba un día, incluso dos “, dice. En los meses que duran estos recortes ha tenido que adaptarse”. Luchamos para lavar. Allí llenamos una jarra, agregamos cloro y usamos esos litros de agua para lavar los vasos. Luego reciclamos esta agua para limpiar el suelo, por ejemplo. Tenemos muchas latas, eso es lo que nos ayuda a pasar el día. »

A pocos metros, una estación de lavado de autos está funcionando a toda velocidad. » Es agua reciclada, agua tratada “dice el jefe. Incluso en lo peor de la crisis, nunca paró o incluso redujo su negocio. Pero admite que con la sequía se complicó más, porque traer el agua a las cisternas representa costos adicionales. » Una vez que todo esto empezó, reciclamos el agua, él garantiza. Contamos con recicladores especiales. Y ahora, cuando tenemos más agua, tenemos que comprarla aparte. »

READ  La Corte Suprema de Estados Unidos dice que la política de inmigración debe reiniciarse para "quedarse en México"

» Ten siempre una reserva »

» Nunca sabes cuánta agua usas hasta que se te acaba. observa Salma, que tiene una pequeña cafetería en el barrio. En el trabajo esto nos afecta aún más, tanto para hacer el café como para la higiene o la limpieza. A veces tenemos que negarnos a servir… Es muy complicado. Sin embargo, ella se considera afortunada, porque el agua todavía entra algunas horas al día. » Siempre tenemos esta advertencia porque, en realidad, nunca sabemos cuándo serán los recortes. Sería otra cosa otra vez si supiéramos : tal día, tal hora, hay un corte… Pero nunca se sabe, siempre hay que tener reserva. »

Tu colega Perla se siente cansada con esta situación. En su casa, el agua solo llega dos días a la semana. « Yo, soy joven, puedo llevar botellas de agua donde quiera, explica Perla. Pero estoy pensando en personas mayores o personas con discapacidad que viven en el segundo, tercer o quinto piso. ¡¿Cómo hacen?! Reciben ayuda o se privan. »

Para todos, la situación es inédita, Monterrey nunca había vivido tal déficit. Este verano, hasta la mitad de los cinco millones de habitantes se vieron privados de agua. » Yo, creo que nos daremos cuenta de todo esto y recordaremos, agrega Perla. Cómo lo hacemos ahora, cómo nos tocó vivir y cómo evitar que vuelva a suceder… Definitivamente no podemos vivir sin agua, pero podemos vivir con mucho menos de lo que pensábamos.

Angélica Bracamonte

"Practicante de comida incurable. Amigo de los animales en todas partes. Especialista en Internet. Nerd de la cultura pop".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar