Economía

“Una civilización casi desconocida hasta finales del siglo XIX”. Entrevista a Steve Bourget, comisario de la exposición

Entrevista a Steve Bourget, curador asociado de la exposición “Los olmecas y las culturas del Golfo de México”, responsable de las colecciones de las Américas en el museo Quai Branly-Jacques Chirac.

Si conocemos muy bien a los aztecas y los mayas, antiguas civilizaciones amerindias que se hicieron famosas por sus templos-pirámides y sus fascinantes culturas, los olmecas, a su vez, apenas emergen de las sombras. Recién en 1862 el descubrimiento de la primera cabeza colosal en Veracruz (México) sacó a la luz a este pueblo que, sin embargo, hoy es considerado uno de los “líderes” de la cultura mesoamericana. Con motivo de la exposición “Los olmecas y las culturas del Golfo de México” en el museo Quai Branly-Jacques Chirac, el curador y responsable de las colecciones de las Américas Steve Bourget nos ofrece un retorno a las raíces de Mesoamérica en un entrevista exclusiva con Connaissance des Arts.


La civilización de los olmecas parece mucho menos conocida que la de los mayas o aztecas. ¿Puedes explicar porque?

La primera gran cultura dominante que marcó la identidad nacional de México fue, sin duda, la de los aztecas. Es el imperio que Hernán Cortés conoció y destruyó a principios del siglo XVI y, al mismo tiempo, encarnó esta idea de un mundo precortesiano. Así, encontramos símbolos aztecas incluso en la bandera mexicana, mientras que la capital de México se construyó sobre las mismas ruinas de la antigua capital azteca, Tenochtitlán. Por diferentes motivos, la otra gran cultura mesoamericana que cristalizará las fantasías del público en general, por la belleza de sus templos perdidos en la selva, su cerámica policromada y sus objetos de jade, es la de los mayas. A partir del siglo XVIII, esta civilización habitará el pensamiento occidental. Historias de exploración acompañadas de grabados y dibujos a pluma despiertan un entusiasmo sin precedentes en Europa hasta el punto de convertirse en verdaderos bestsellers. Por otro lado, la región del Golfo permaneció muy poco excavada durante mucho tiempo y los olmecas eran prácticamente desconocidos hasta finales del siglo XIX. Es cierto que sus restos arquitectónicos no son espectaculares comparados con los desenterrados en las regiones de Yucatán o en las montañas mexicanas.

READ  Descubra cómo el Gobierno puede servir como garante de préstamos hipotecarios

Recién en la segunda mitad del siglo XIX aparecieron realmente los olmecas en la escena arqueológica, con el fortuito descubrimiento en 1862 de la primera cabeza colosal en el yacimiento de Três Zapotes, por un agricultor llamado José Melgar y Serrano, quien inmediatamente desarrolló teorías fantasiosas. sobre el supuesto origen «etíope» de esta cultura … No fue hasta finales de la década de 1930 que el arqueólogo estadounidense Matthew W. Stirling emprendió las primeras campañas de excavación científica en la región, bajo la égida y el apoyo financiero de la Institución Smithsonian de Washington y Sociedad Geográfica Nacional. En los actuales estados de Veracruz y Tabasco, despejó el sitio de La Venta en 1942-1943, luego San Lorenzo en 1945, donde descubrió otras cabezas colosales además de altares. Poco a poco se va poniendo en práctica la noción de «cultura madre». Por su antigüedad y su largo reinado (1600 a. C. 100 d. C.), los olmecas se convierten, a los ojos de los arqueólogos, en la referencia absoluta, los actores de un mundo nuevo. Desde las décadas de 1960 a 1970, los equipos mexicanos e internacionales anularon estas certezas y refinaron la imagen y la cronología de las culturas del Golfo. Por lo tanto, las campañas de excavación revelan la existencia de muchos otros grupos junto a los olmecas, aunque parecen haber tenido un papel destacado en la región.

Lejos de estar exclusivamente dedicada a los olmecas, la exposición del Musée du que Branly-Jacques Chirac tiene la intención de presentar la riqueza y complejidad de las culturas de esta región. ¿Cómo explicar las excepcionales condiciones de su incubación?

El Golfo de México parece ser el crisol ideal, donde se desarrollan todos los componentes que formarán la identidad mesoamericana. Así, las élites pusieron en marcha una serie de herramientas simbólicas y religiosas para perpetuar su poder, así como sus intereses económicos y sociales en la región. El Golfo también combina cualidades esenciales para asegurar la prosperidad de una sociedad arcaica como la de los olmecas. Debido a sus excepcionales condiciones ecológicas, la región favorece varios cultivos agrícolas por año, lo que permite la concentración de poblaciones en un área relativamente pequeña de alrededor de un millón de kilómetros cuadrados. Finalmente, constituye un espacio de paso de la Prehistoria a la conquista española, generando un intenso crisol cultural. Para mí, el Golfo de México es una especie de Europa de Mesoamérica. Cuando Cortés se acercó a estas playas en 1519, todavía se hablaban allí casi veinte idiomas …

Figura humaine en pied, sitio de Tehuacán, État de Puebla, México, 1200-600 av.  AD, jade, 52,5 x 29 x 15 cm, Puebla, Museo Regional de Puebla.  © Colección del Archivo Digital del Museo Nacional de Antropología.  INAH -CANON (Colección Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Cámara) DR.  Secretaria de Cultura - INAH

Figura humaine en pied, sitio de Tehuacán, État de Puebla, México, 1200-600 av. AD, jade, 52,5 x 29 x 15 cm, Puebla, Museo Regional de Puebla. © Colección del Archivo Digital del Museo Nacional de Antropología. INAH -CANON (Colección Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Cámara) DR. Secretaria de Cultura – INAH

¿Cuáles son los rasgos culturales establecidos por los olmecas en la región?

Les debemos los primeros grandes centros ceremoniales, así como el desarrollo de grandes lugares para celebrar reuniones. También crearon la primera pirámide, las primeras estelas, los primeros grandes altares, pero también las famosas cabezas colosales que conmemorarán la memoria de los líderes. Gracias a ellos, el vocabulario arquitectónico del poder se establece en Mesoamérica. Para compensar la falta de piedra en la región, los olmecas no dudaron en recorrer largas distancias para extraer bloques de varias toneladas de los flancos de los volcanes, antes de transportarlos a los principales centros ceremoniales.

También desarrollan un arte excepcional de la escultura, que se expresa desde lo infinitamente pequeño hasta lo infinitamente grande. También practican un body art de gran sofisticación, como es la deformación craneal que permite destacar a la élite. Transportados desde regiones lejanas (Guatemala, costa de Acapulco …), la jadeíta y la serpentina finalmente se prestan a la creación de esculturas y pequeños objetos, entre los que destacan estas hachas colocadas en tumbas como ofrendas. Bajo los olmecas, vio la luz un teatro de ritual y poder, y muchos de sus componentes perduraron hasta la conquista española.

¿Cuál será la influencia de los olmecas en otras culturas?

La idea de la exposición es demostrar que el Golfo de México es un área multicultural y que los olmecas no son los únicos protagonistas de esta aventura común. Sin embargo, está claro que los otros grupos presentes en la región se alinearán con ellos, apropiándose de sus conceptos ideológicos y de su lenguaje estético, incluso cuando se instalen en áreas a varios cientos de kilómetros de distancia. Los olmecas se convierten así en el referente arcaico que reclamarán las élites a lo largo de los siglos. La región del Golfo también será el laboratorio donde nacerán logros esenciales, como el nacimiento de una forma de escritura, los primeros calendarios ceremoniales, el surgimiento de una estatuaria. La exposición reúne así una serie de esculturas femeninas cuya dimensión simbólica y política es aún difícil de definir. Por otro lado, las cabezas colosales parecen celebrar una cierta celebración del poder en forma masculina.

Ofrenda de 100 hachas rituales simples y un hacha de cetro tallada, sitio de Ojoshal (Tabasco, México), 1800-200 a. C.  J.-C., piedra verde, serpentina, roca porosa, roca indeterminada, ejes simples: de 10 x 5 x 2 cm a 42 x 16 x 10 cm;  Cetro de hacha tallada: 25,2 x 5 x 1,8 cm, Villahermosa, Instituto Estatal de Cultura de Tabasco - Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Câmara.  © Eric Márquez Pérez.  Colecciones del Museo Regional de Puebla.  INAH.  DR.  Departamento de Cultura-INAH

Ofrenda de 100 hachas rituales simples y un hacha de cetro tallada, sitio de Ojoshal (Tabasco, México), 1800-200 a. C. J.-C., piedra verde, serpentina, roca porosa, roca indeterminada, ejes simples: de 10 x 5 x 2 cm a 42 x 16 x 10 cm; Cetro de hacha tallada: 25,2 x 5 x 1,8 cm, Villahermosa, Instituto Estatal de Cultura de Tabasco – Museo Regional de Antropología Carlos Pellicer Câmara. © Eric Márquez Pérez. Colecciones del Museo Regional de Puebla. INAH. DR. Departamento de Cultura-INAH

¿Dónde está la búsqueda?

Ahora son los mexicanos los que más trabajan en la región. Rebecca González-Lauck, arqueóloga e impulsora de esta exposición, realizó campañas de excavación en el sitio de La Venta que sacaron a la luz nuevas secuencias cronológicas. Por mi parte, estudié especialmente la forma en que estas culturas se apropiaron de los elementos naturales para transformarlos en elementos simbólicos con el fin de explicar el buen funcionamiento del universo. Asociados entre sí, las plantas y los vegetales son indicadores de los diferentes mundos habitados por los dioses. En los últimos diez años, finalmente hemos comenzado a tener una visión más precisa del lenguaje visual de los olmecas. Por tanto, se ponen en tela de juicio ciertas interpretaciones fantasiosas, como las de las figuras llamadas “caritas de bebé” que, en mi opinión, no son representaciones realistas en absoluto, sino que hacen referencia al concepto de regeneración del universo.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar