Ciencias

Sodio brillando en el asteroide Phaeton

Fue en 1983 cuando el satélite IRAS de la NASA detectó (3200) Phaeton, un asteroide que roza la órbita de la Tierra a solo ocho veces la distancia Tierra-Luna, dependiendo de sus pasajes. También es él, y el polvo que perdió en el espacio, los que están en el origen de la lluvia de meteoritos de las gemínidas. Ocurre todos los años a mediados de diciembre. Phaeton ha atraído la atención de los astrónomos durante mucho tiempo, principalmente porque su brillo aumenta cerca del Sol y comienza a parecerse a un cometa.

Phaeton es un asteroide extraño

Es su trayectoria acercándolo a nuestra estrella lo que, por cierto, le da su nombre a Faetón: es el hijo de Helios, el dios griego que personifica al Sol. (3200) Faetón parece una gran bala de cañón de 5,8 km de diámetro. . Uno de sus polos está marcado por una profunda depresión que se extiende hasta el ecuador. La estrella está compuesta principalmente por rocas en lugar de cometas con forma de hielo y está rodeada por una nube de polvo particulado. Al llegar a la atmósfera terrestre, estos se consumen y forman las estrellas fugaces de las Gemínidas. Investigadores de Caltech y del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA querían entender por qué el asteroide adquiere este aspecto cometario cerca del sol. Sin hielo para sublimar, no debería comenzar a brillar a menos que otro elemento juegue el papel de ese hielo.

Un rastro emerge gracias a la observación de Gemínidas. Antes de desintegrarse, los asteroides calientan el aire a su alrededor, que luego alcanza temperaturas de varios miles de grados. Un fenómeno que genera una luz cuyo color es representativo de los elementos extraídos del asteroide. El sodio, por ejemplo, crea un tono anaranjado. Pero se sabe que las gemínidas son bajas en sodio. Hasta ahora, los científicos han asumido que estos pequeños trozos de roca pierden su sodio después de dejar el asteroide. Este nuevo estudio, publicado en La Revista de Ciencias Planetariassugiere que el sodio en realidad puede desempeñar un papel clave en su eyección.

READ  Video directo: Tercera caminata espacial de Thomas Pesquet

Estas imágenes de radar del asteroide 3200 Phaethon fueron generadas por astrónomos en el Observatorio de Arecibo el 17 de diciembre de 2017. Crédito: Observatorio de Arecibo / NASA / NSF.

Sodio que brilla

Los autores sugieren que a medida que (3200) Phaeton se acerca al Sol, su sodio se calienta y se sublima. Este proceso habría eliminado cualquier rastro de sodio de la superficie durante mucho tiempo, pero no el contenido en las rocas de la estrella. Cerca de nuestra estrella, una vez convertida en gas, escapa a través de grietas en la corteza exterior en forma de chorros lo suficientemente poderosos como para transportar restos de rocas con ellos. El fenómeno no es muy violento: debido a la baja gravedad de la estrella, no es necesario aportar mucha energía para arrancar piezas pequeñas. Además, los investigadores creen que no son las explosiones las que permiten que escape el sodio, sino una especie de efervescencia continua. Este sodio efervescente podría explicar no solo la ganancia de brillo del asteroide, como el cometa, sino también cómo los meteoritos que componen las Gemínidas se expulsarían del asteroide y por qué contienen poco sodio.

Para averiguar si el sodio realmente se convierte en vapor en el Phaeton, se llevaron a cabo experimentos con muestras del meteorito Allende, que se estrelló contra México en 1969, en un laboratorio del JPL. El meteorito puede provenir de un asteroide comparable a Phaeton y pertenece a una clase de estrellas que se formaron durante los primeros días del sistema solar. Las muestras se calentaron a la temperatura más alta que experimentaría el asteroide al acercarse al Sol y durante 3 horas, un período que cubre la duración de un día en Phaeton. Resultados: El sodio realmente desapareció de las muestras después de calentarlas. Por tanto, este estudio apoya esta teoría del sodio como motor para activar el asteroide. Otros asteroides podrían, según los investigadores, reaccionar de la misma forma que se acerca el sol, o incluso expulsar de sus rocas otros elementos que sublimes a temperaturas aún más elevadas.

READ  Thread of Science: Repase las noticias científicas de la semana del 8 de febrero

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar