Economía

Serge Gruzinski penche sur Diego Muñoz Camargo

Conversación con un métis de la Nueva España

por Serge Gruzinski

Fayard, 288 p., 22 €

Para el historiador Serge Gruzinski, no hay globalización, sino globalizaciones. Y el que, desde hace años, le interesa hasta el punto, es uno de los primeros, nacido del estrangulamiento de España y Portugal sobre una América que luego se llamará latina. De libro en libro, nunca dejó de analizar la intersección de poblaciones y pensamientos en este Nuevo Mundo. Porque, escribe, « el XVIy El siglo ibérico es un espejo que la memoria europea no puede ignorar (…) una mina, más rica que todo Perú y México juntos, porque está llena de experiencias humanas, indígenas, europeas, africanas, asiáticas y principalmente mixtas ”.

→ LEER. “Las Casas”, apasionada defensora de los pueblos amerindios, por Mariano Delgado

Hoy, Serge Gruzinski está examinando uno de estos « experiencias humanas » – Diego Muñoz Camargo, figura clave para los historiadores especializados en México. En 1584, este hijo de un conquistador y un indio cruzó el océano Atlántico para entregar a Felipe II, en persona, un extenso documento sobre el estado de Nueva España, documento que convirtió a su autor en uno de los primeros “historiadores” de la colonia. .

¿Mestizo, indio o noble?

Sin embargo, durante mucho tiempo, su identidad seguirá sin estar clara. « Diego Muñoz Camargo ha sido objeto de numerosos estudios, todos los cuales lo han confundido con otros que llevan su nombre. », escribió en 1950 el gran historiador estadounidense Charles Gibson, en la introducción de una obra que le fue dedicada.

READ  Hashdex y Nasdaq lanzan el primer ETF de Bitcoin del mundo

Ahora sabemos más sobre el personaje. Pero lo que le importa hoy a Serge Gruzinski, además de su biografía, es, utilizando la expresión de Marguerite Yourcenar, su « hombre interior ». Como se veía a sí mismo este nativo del Nuevo Mundo, « producto de dos sociedades que conquistaron y colonizaron brutalmente yuxtapuestas y luego inextricablemente entrelazadas » ? Casado con un noble indio antes de la conquista, ¿era uno de ellos? ¿O se veía a sí mismo, aunque mixto, como un español, como uno de esos “nobles” que tenía en alta estima? ¿Y cómo influyó esa identidad múltiple en su descripción de la Nueva España?

Un diálogo abundante

Para responder a estas preguntas, el autor, que intenta desentrañar las influencias y motivaciones del hombre detrás de su texto, hace un ejercicio atrevido: inventa un diálogo con este interlocutor distante. Un diálogo respetuoso: las respuestas de Diego son tuyas, tomadas de textos propios. Pero el historiador pretende así, con la libertad que permite el paso de los siglos, reconstruir el pensamiento del rico ganadero mestizo nombrado en España.

→ LEER. Hernán Cortés, el conquistador que molesta a México

Este diálogo más allá de la tumba y al otro lado del Atlántico es abundante. Serge Gruzinski y Diego Muñoz Camargo evocan múltiples aspectos de la vida en la naciente Nueva España, e incluso de su historia, desde la llegada de Hernán Cortés. Sin llegar nunca “El hombre interior” que esconde su interlocutor, Serge Gruzinski, levanta un poco más el velo sobre esta globalización ibérica que no deja de fascinar al historiador y a muchos lectores.

READ  Mexicanos cada vez más presentes en la frontera con Estados Unidos

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar