Tecnología

Por primera vez, se detectó un agujero negro alrededor de una estrella de neutrones.

La astronomía a veces es similar a la zoología. Observa nuevas estrellas a medida que descubrimos nuevas especies. El 5 y 15 de enero de 2020, los astrónomos avistaron un objeto sin precedentes, como se anunció el 29 de junio en Las cartas del diario astrofísico. Por primera vez, se observó un par formado por un agujero negro y una estrella de neutrones, girando uno alrededor del otro.

Por separado, ya se habían visto representantes de estas dos familias. Un agujero negro, una estrella tan densa que impide que toda la materia e incluso toda la luz escapen de su atracción, incluso fue fotografiada por primera vez en 2019. Asimismo, las estrellas de neutrones, que concentran la masa de ‘uno o dos equivalentes de nuestro Sol en una esfera de sólo unos diez kilómetros de radio se observan regularmente en nuestra galaxia, en forma de “balizas” que pulsan su radiación como metrónomos. De ahí su nombre de púlsares. Los dos objetos son en realidad los restos de estrellas muy masivas que, al quedarse sin combustible, colapsan sobre sí mismas.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien La primera foto de un agujero negro publicada por un consorcio científico internacional

Pero estos dos pesos pesados, cuyo comportamiento sigue siendo un misterio para los físicos, nunca fueron vistos como pareja. En 2015, dos agujeros negros fueron atrapados juntos dándose la vuelta hasta que formaron una. Luego, en 2017, se observó el ballet de dos estrellas de neutrones. “Pero una estrella de neutrones y un agujero negro binario faltaban en nuestro gráfico de caza. ¡Estamos felices de haberlo encontrado! Incluso vimos dos ”, dice entusiasmada Astrid Lamberts, astrofísica del CNRS en el Observatorio Côte d’Azur.

READ  Tecnología: Facebook Messenger | Por qué el logo cambió de color | Icono | Redes sociales

un estallido de energía

El 5 de enero de 2020, un agujero negro del tamaño de nueve soles envolvió una estrella de neutrones cuatro veces más ligera. Diez días después, otro evento reunió a dos protagonistas con 5,7 y 1,5 sol respectivamente. En ambos casos, los ballets no duraron mucho. En unas pocas decenas de segundos, el más grande, el agujero negro, devoró literalmente al más débil, la estrella de neutrones. Al final, solo queda un agujero negro, pero también un estallido de energía, lo suficientemente fuerte como para sacudir el espacio-tiempo (el tipo de gelatina que forma el Universo) para generar ondas, como las creadas por una piedra en el agua, una señal que llegó a la Tierra mil millones de años después.

Leer tambien Agujeros negros, trampas para la materia y la luz.

Estos golpes, ligeros como caricias, fueron, sin embargo, suficientes para mover los detectores, cambiando la longitud de dos brazos láser de 3 a 4 kilómetros. Para el primer evento, un solo detector, LIGO en Livingston (Luisiana), vio pasar la llamada onda gravitacional. Para el segundo, tres detectores, el segundo LIGO ubicado en Hanford (estado de Washington) y Virgo en Italia, fueron sacudidos por la ola, reliquia del cataclismo. Estos detectores, desde 2015, han revolucionado la astrofísica al dar acceso a eventos que antes eran invisibles, porque no emiten radiación electromagnética. Un cuarto detector construido en Japón, Kagra, se ha unido a la colaboración LIGO-Virgo y está asociado con la publicación, pero aún no es capaz de detectar ondas gravitacionales.

Tienes un 35,73% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

READ  Dispositivos y pantallas no compatibles con Disney plus

Federico Pareja

"Escritora típica. Practicante de comida malvada. Genio zombi. Introvertido. Lector. Erudito de Internet. Entusiasta del café incondicional".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar