Ciencias

Personalidad adictiva, averigua si eres propenso a ello

Aunque la creación de vínculos negativos y absorbentes con las drogas, las bebidas, el juego o incluso el uso excesivo de Internet se relacionan generalmente con personas vulnerables y frágiles, no siempre es así, y es que un personalidad adictiva puede esconderse detrás de los que menos pensamos.

A continuación, te explicamos las principales características que suelen presentarse en la mayoría de las personas que caen en la adicción, para que puedas reconocer el problema antes de que se vuelva más grave para ti y tu ser querido.

¿Cómo es la persona adictiva?

Una persona propensa a caer en este tipo de problemas es aquella que generalmente nunca habla de sus metas o planes, porque aparentemente no los tiene y vive al día. Esta falta de compromiso puede hacer que esta persona entre alguna adicción no encuentra motivación Salga de ella, porque no habrá razón que lo motive a cambiar, porque carece de personas a las que quiera demostrar fortaleza psicológica o metas a cumplir y eso no será alcanzable si continúa en la misma dinámica.

Quienes padecen estos problemas también suelen tener una baja autoestima, una raíz importante de muchos de los trastornos psicológicos y de conductas adictivas, y con un miedo que normalmente no sale a la luz, niegan sin argumentar cualquier intento de razonamiento que se les presente, mostrando una actitud de desprecio hacia quienes muestran apoyo o preocupación.

Aunque pueda parecer solo una personalidad agresiva por naturaleza, suele ser la demostración de armadura que se pone la persona afectada para no analizar el problema real, lo que A menudo es el miedo a fallar o la angustia de no encajar en un lugar particular por no ser como los demás quieren o por no lograr las metas que tú debes alcanzar.

READ  La nueva cepa de coronavirus tiene 22 mutaciones: "Si prevalece esta variante, será imparable"

Todo ello hace que la persona afectada en ocasiones deje de lado estos objetivos y asuma que son imposibles de asumir, evitándolos y enfocándose en el día a día, despojándose de compromisos o relaciones afectivas que le recuerden que existen. un problema con la forma en que enfrentan las dificultades.

Este carácter voluble suele ser vehículo de malas compañías con las que habitualmente puedes compartir esos momentos en los que no piensas en los problemas que quedan atrás.

Negación de tus problemas. La Fundación Clínica de la Familia explica que el problema suele ser que quienes padecen este tipo de rasgos de personalidad se niegan a verlos y, por tanto, a modificar su comportamiento. El comportamiento de estas personas acaba convirtiéndose en algo destructivo, tanto para ellos como para los demás, ya que parecen perder de vista los límites y las señales de que deben parar.

Causas que pueden estar detrás de una personalidad adictiva

La verdad es que no existe una causa directa que pueda explicar este problema. Una personalidad impulsiva, un trastorno de ansiedad o estrés no tratado, o desapego social, ambos en boca de todos en las circunstancias actuales.

O también suelen estar detrás de personas con un personalidad propensa a la adicciónPorque, porque creen que tienen pocas habilidades sociales, optan por cortarlas y por eso no tienen que explicarle a nadie el comportamiento en el que están entrando lentamente y eso sería cada vez más evidente si hubiera alguien cerca.

Las condiciones psicológicas mencionadas también son recurrentes y tienden a afectar incluso a la relación del afectado con la comida o el descanso, incluso por intentando impulsivamente cosas nuevas tratando de inventar algo que los motive lo suficiente como para ponerle energía.

READ  Estudiante de la UNAM, el mejor mexicano en concursos de matemáticas

Estos últimos intentos suelen estar relacionados con la búsqueda poco premeditada de sensaciones fuertes y adrenalina, que además permiten momentos de desconexión y generan un nuevo tipo de adicción, ya que cada experiencia requiere de un nivel emocional aún más fuerte para lograr la satisfacción de ser. haciendo algo emocionante.

Pero hay más porque esto suele ir acompañado de incapacidad para reflexionar, para controlar los deseos y comportamiento e incluso sin saber rehusarse ante la propuesta de probar cosas nuevas.

Tratos

Lo más importante, entonces, es notar este comportamiento lo antes posible para que pueda ser diagnosticado y tratado antes de que el problema empeore. No es una cosa fácil, pero si observamos a alguien con tales comportamientos o creemos que podemos estar enfrentando un problema de personalidad adictivo En nuestra propia carne, es vital querer curarnos y acudir a un psicólogo y psiquiatra.

Lo mejor es poder explicarle todo esto al médico porque depende del problema y la causa se deriva a uno u otro profesional.

El tratamiento suele estar determinado por la gravedad del asunto. Y suele mezclar las sesiones con el profesional de psicología con medicamentos, que suele solucionar parte del problema. Pero en estos casos, necesitamos una gran fuerza de voluntad, porque es la persona la que debe querer curar y cambiar su personalidad adictiva.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar