Mundo

perdieron 29 días en el mar, dos hombres sobreviven con “oraciones y cocos”

Su bote quedó atrapado en una tormenta que lo hizo vagar. Consiguieron construir un dispositivo para navegar y dejarse llevar por el viento.

Perdidos en el Pacífico, dos habitantes de las Islas Salomón sobrevivieron 29 días con cocos, naranjas y oraciones, antes de ser rescatados frente a la costa de Papúa Nueva Guinea, a 400 kilómetros de distancia. La pareja viajaba entre dos islas en el impredecible Mar de Salomón cuando su bote de siete metros fue golpeado por una tormenta, horas después de que comenzara el viaje el 3 de septiembre.

Livae Nanjikana y Junior Qoloni perdieron de vista la Tierra “con fuertes lluvias, nubes negras y fuertes vientos”, dijo Livae Nanjikana a la televisión Solomon Islands Broadcasting Corporation el viernes. Con la batería del GPS agotada y acercándose la noche, apagaron el motor de 60 caballos de fuerza para ahorrar combustible.

Alimentado con naranjas y cocos

Los dos hombres pasaron la primera noche azotados por los vientos y la lluvia, arrastrando la embarcación hacia el mar. Durante los primeros nueve días, comieron las naranjas que trajeron para el viaje. Cuando se agotaron, Livae Nanjikana explicó que sobrevivieron gracias al agua de lluvia, los cocos “y nuestra fe en Dios porque oramos día y noche”.

Recogiendo agua de lluvia en una bolsa de lona, ​​los dos hombres encendieron el motor tan pronto como vieron un coco en el agua y corrieron a buscarlo.

“Después de varios días, porque oramos, Dios nos dio la idea de construir un artefacto para navegar. Así que construimos una estructura en forma de mástil con remos y lona y partimos en la dirección del viento ”, dice Livae Nanjikana.

soplado por el viento

La vela los llevó a la isla de Nueva Bretaña en Papúa Nueva Guinea, donde vieron a un pescador a lo lejos. Arrancaron el motor para una aceleración final en su dirección, pero se quedaron sin combustible.

“Gritamos y agitamos nuestras manos una y otra vez hacia el pescador hasta que nos vio y remó hacia nosotros”, recuerda Livae Nanjikana. “Cuando vino a nosotros, le preguntamos dónde estamos ahora”, dijo el salomón. “Y él dijo, Papúa Nueva Guinea. ‘¡Oh, ahora estamos a salvo!'”

Los dos hombres todavía están en Pomio en la isla de Nueva Bretaña en Papúa Nueva Guinea mientras se hacen arreglos para devolverlos a las Islas Salomón.

READ  El estado de Nueva York registró más de 1,000 casos de COVID-19 en un día

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar