Ciencias

Neonicotinoides atacados ante el Consejo de Estado

ICTERICIA. Jueces de la Consejo de Estado eche un vistazo a la polinización del maíz el 9 de marzo. Es precisamente esta planta la que está en el centro de la solicitud de suspensión del decreto de 5 de febrero de 2021 que reautoriza las semillas recubiertas de neonicotinoides para la campaña de remolacha 2021. Este decreto hace un ley 14 de diciembre 2020, que revisa la prohibición de estos llamados insecticidas sistémicos, ya que están presentes en todos los compartimentos vegetales. Su probada peligrosidad en polinizadores silvestres y abejas justificó su prohibición hasta que el virus de la ictericia del pulgón amenazó la cosecha de remolacha en 2020.

Muy persistentes en los suelos, los neonicotinoides permanecen presentes en las plantas con flores cultivadas al año siguiente, lo que pone en riesgo a los recolectores. Además, maíz, patatas, colza, girasol, etc. no se puede cultivar en los próximos dos años, dejando a los agricultores con solo una opción de trigo o cebada. Los participantes en la reunión del Consejo Fiscal encargado de monitorear y controlar esta reintroducción el 22 de enero de 2021 se sorprenden por tanto: un anexo autoriza el cultivo de maíz en el año siguiente. “Esta adición, por tanto, contradice un artículo primero del decreto que prohíbe las plantas con flores, Jacques Caplat, presente en este encuentro como secretario general de la asociación, se sorprende Actuar por el medio ambiente y él mismo un agrónomo. Los representantes de los remolacharos presentes lo justificaron refugiándose en un estudio científico que demostró que las abejas frecuentan el maíz solo en el borde del campo y no en el centro de las parcelas. Según ellos, podríamos sembrar maíz el año siguiente si las primeras hileras de remolacha no fueran semillas recubiertas ”.

READ  Tahar Amari, "Monsieur Soleil" - Le Point

Una lectura ambigua de un artículo científico

Este estudio existe. Fue publicado en la revista Fitoma en febrero de 2015. Proviene de una experiencia realizada por el instituto técnico de cereales Arvalis Y hablar Centro de Estudios Biológicos de Chizé (CNRS) en Deux-Sèvres. Se instalaron colmenas en el borde del campo para controlar el apetito bastante débil de las abejas por el maíz. Sus flores son muy bajas en polen. Los investigadores encontraron que la presencia de estos polinizadores es “Posible, pero no sistemático”. Pero este trabajo de ninguna manera establece que las abejas no vayan al centro de las parcelas. “Por regla general, si el cultivo tiene una etapa homogénea en la parcela (lo que se recomienda para obtener un buen nivel de rendimiento), la densidad de abejas es en promedio tres veces mayor en las primeras filas del borde que en las ubicadas en el centro del área de la tierra ”, escriben los investigadores. Esto no significa que estén ausentes. En particular, notaron que las densidades de abejas aumentaban drásticamente en el corazón de las parcelas cuando las plantas ubicadas allí estaban al final de la floración. En el caso de las asociaciones, la medida de excepción se basa claramente en una interpretación errónea del estudio.

Las semillas recubiertas con neonicotinoides están a punto de ser sembradas

Los candidatos tienen otra queja que informar a los jueces. La ley se basa en una evaluación del impacto del virus de la ictericia en la producción de remolacha “incompleta y engañosa “. “Estos son los campos más afectados que se han tenido en cuenta, mientras que las pérdidas de rendimiento varían del 10 al 50%, defiende Jacques Caplat. Algunas regiones se vieron menos afectadas que otras y, gracias a los cambios en las prácticas agronómicas, los agricultores pudieron limitar la acción de los pulgones que transmiten el virus.. ” Instituto Técnico de Agricultura Orgánica (Itab) afirma, por tanto, que los agricultores que redujeron el tamaño de sus parcelas pudieron beneficiarse del aporte de insectos que se alimentan de pulgones, limitando así las pérdidas. Esta técnica de biocontrol también forma parte de las medidas recomendadas para combatir la ictericia sin el uso de neonicotinoides. Itab también señala que las pérdidas de productividad observadas en 2020 se deben principalmente a una sequía estival muy severa.

READ  El Cairo: el desfile de los faraones

Si el decreto va a ser revocado, el Consejo de Estado debe declarar que su decisión es inaplicable. Los productores de remolacha ya han comprado las semillas recubiertas y la siembra se llevará a cabo durante el mes de marzo. Sin demostrar que los neonicotinoides serán muy necesarios en 2021 porque no es seguro que estemos presenciando una proliferación de pulgones. A diferencia del invierno muy suave de 2019-2020, el de 2021 estuvo marcado por períodos de frío tardío que retrasaron la aparición de pulgones. Esto debería limitar la presión sobre la remolacha.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar