Ciencias

Mujeres de zonas rurales, indígenas y afrodescendientes sufren violencia asociada al ejercicio de sus derechos

Foto del 15 de junio de 2020 que muestra a Juana Ruiz, defensora de derechos humanos y líder de la Asociación de Mujeres Tejedoras de Sueños y Sabores de Mampuján, mientras lleva una máscara hecha por tejedoras para prevenir la propagación del covid-19 en Mampuján (Colombia). ). EFE / Ricardo Maldonado Rozo

De acuerdo con “Género e industrias extractivas en América Latina: medidas estatales contra impactos diferenciados en las mujeres”, informe por Derecho, Medio Ambiente y Recursos Naturales (DAR) y la Fundación para el Debido Proceso (DPLF), en Colombia, Perú, Guatemala y Honduras, países que desarrollaron un modelo económico extractivo de recursos naturales, Son mujeres indígenas y campesinas en su rol comunitario como activistas y defensoras del medio ambiente, que sufren violencia por parte de hombres, tanto compañeros sentimentales como miembros de la comunidad y trabajadores extranjeros, para la implementación y desarrollo de este tipo de proyectos extractivos. en sus territorios.

Según el investigador principal del proyecto, Cristina Blanco, violencia especialmente contra las mujeres es causado por estos actores en varios contextos. Por ejemplo, los trabajadores de empresas instaladas en comunidades buscan agredir y abusar de las mujeres, incluso aquellas que se encuentran en una etapa avanzada de embarazo. También practican actos de violencia contra sus hijos y abusan sexualmente de mujeres jóvenes. Sin mencionar que planean y ejecutan asesinatos, a veces supuestamente “apasionados”, contra líderes de estas comunidades. Blanco, quien elabora el enfoque de género en el informe, destaca un factor crítico para las mujeres: elegir entre los afectos de su familia o los compromisos con la organización, lo que provoca otro motivo de violencia a raíz de su elección, la agresión de sus compañeros, quienes no aceptan que opten por el activismo y la promoción de derechos, y no por la continuidad a tiempo completo en las relaciones afectivas.

READ  La mujer puede amamantar en cualquier espacio público, con toda la protección de la ley
Una mujer vestida con una camiseta con mensajes de protesta sacude una gorra de metal durante una manifestación contra las masacres de hoy en Bogotá & # 225;  (Colombia).  EFE / Carlos Ortega
Una mujer vestida con una camiseta con mensajes de protesta sacude una gorra de metal durante una manifestación contra las masacres de hoy en Bogotá & # 225; (Colombia). EFE / Carlos Ortega

En el caso colombiano, la situación es crítica para las mujeres del medio rural o con vínculos étnicos o afrodescendientes debido a la imposición de un modelo extractivo que, según el informe, es el detonante de situaciones de riesgo: “… como ejemplo de los marcos legales que agravaron estos conflictos, en 2001 se publicó el Código de Minería, diseñado para favorecer la inversión privada extranjera mediante el otorgamiento de títulos de concesión sin mayores consideraciones ambientales. Esto ha provocado un aumento de la violencia y graves violaciones de los derechos humanos.”. Hay 37 casos registrados de conflictos socioambientales en los que las mujeres y sus organizaciones involucradas en el rechazo de megaproyectos son ignoradas por las autoridades, quienes niegan la protección necesaria para preservar la vida de las mujeres. En el mapa de este tipo de violencia, 12 casos están vinculados a proyectos extractivos y uno a proyectos de infraestructura, por lo que hay una alerta roja.

Imagen de archivo de un grupo de periodistas, Camar & # 243;  gráficos y fotoperiodistas se manifiestan en Cali (Colombia), EFE / CHRISTIAN ESCOBAR MORA / Archiov
Imagen de archivo de un grupo de periodistas, Camar & # 243; gráficos y fotoperiodistas se manifiestan en Cali (Colombia), EFE / CHRISTIAN ESCOBAR MORA / Archiov

Los expuestos en un escenario que normalizó riesgos de todo tipo para los defensores de derechos humanos. El informe destaca que, a pesar del reconocimiento del Estado colombiano de sus limitaciones, el camino es largo para defender la vida de las mujeres incorporando una perspectiva de género y también una estrategia efectiva de protección de derechos. Solo en el período de 2016 a 2018, 342 defensores fueron asesinados en actividades para proteger el medio ambiente y el desarrollo sostenible de sus comunidades. Y hay 462 atacados por organizaciones criminales en 2020.

READ  Hace 3000 años, un ataque de tiburón

En lo que va del año, al menos 11.000 extranjeros han sido capturados cometiendo delitos en Colombia

Un muerto y dos heridos salen de un allanamiento encapuchado en Sabaletas, Buenaventura

Mónica Jaramillo fue aplaudida en las redes por su nuevo trabajo

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar