Mundo

Malí entre golpe y delicuescencia

Editorial «Mundial». El último golpe liderado por el coronel Assimi Goïta en Bamako es una mala noticia para los socios de Malí (africanos, ONU, europeos) que, durante casi una década, sin contar los millones de euros gastados, no han logrado crear un entorno propicio para el surgimiento de un sistema político estable y democrático. También es una recuperación desastrosa para el propio Malí, porque este tercer golpe en diez años es un síntoma de la decadencia de un estado evanescente.

Después de casi colapsar en 2012 bajo el ataque de los grupos yihadistas armados y la independencia tuareg que querían dinamitar el estado central, el país sigue flaqueando. La explosión final no ocurrió, pero la gangrena está carcomiendo las instituciones.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Cómo Malí experimentó un segundo golpe en menos de un año

El 18 de agosto de 2020, el coronel Goïta y su cuartel de altos oficiales depusieron al presidente Ibrahim Boubacar Keïta («IBK»), con las armas en la mano, tras disputadas elecciones legislativas. Los militares garantizaron intervenir para restaurar el buen gobierno y la probidad, virtudes olvidadas por un poder notoriamente corrupto. Este fatigado Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP) quería ser el brazo armado de una población exhausta que, cada vez más fuerte, se expresaba abundantemente en las calles de Bamako. El CNSP en ese momento estaba bien considerado.

«Un golpe en el golpe»

Nada de eso hoy. En la noche del 24 de mayo, el coronel Goïta, en un comunicado de prensa, atribuido al presidente interino Bah N’Daw y al primer ministro Moctar Ouane «Una probada intención de sabotear la transición» para justificar su arresto.

READ  Bashar al-Assad juró un cuarto mandato en un país en ruinas

La fórmula es un camuflaje deficiente para una recuperación práctica en beneficio del ejército y el coronel rebelde. Este último fue «confirmado» como presidente de la transición por orden de un tribunal constitucional. Unas horas antes, Bah N’Daw había excluido a dos líderes golpistas de 2020 durante una reorganización del gabinete destinada a reequilibrar, a favor de los civiles, los poderes del gobierno de transición responsable de despejar el camino que conduciría a elecciones inclusivas en 2021. Esto ¿No le gustó el coronel Assimi Goita?

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Malí: Assimi Goita, coronel de los dos golpes

Para Emmanuel Macron, hay «Un golpe en el golpe» déjalo juzgar «Inadmisible». En 2020, sin embargo, el Elíseo apenas lamentó la salida del «IBK», derrocado por los militares. En los meses siguientes, incluso alquilamos un “Junta que cumple lo que promete y con la que podemos trabajar”. Esta satisfacción, sumada al apoyo a la sucesión familiar orquestada en Chad tras la muerte del “presidente mariscal” Idriss Déby, revive los recuerdos de una “Françafrique” que se decía que había terminado.

Leer tambien Malí suspendido de las instituciones de la CEDEAO en respuesta al golpe

Es cierto que la Unión Africana y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental han condenado muy levemente estas dos violaciones constitucionales. Entonces, ¿cómo se puede escuchar al presidente Macron cuando afirma tener «Envió el mensaje que [la France] no se quedará al lado de un país donde no hay más legitimidad democrática o transición ” ?

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer tambien Tras el golpe en Mali, Macron reitera su deseo de «retirar» a los soldados de Barkhane

Más de 5.000 soldados franceses están desplegados, especialmente en Malí, como parte de la operación antiterrorista «Barkhane». Una retirada apresurada ofrecería a los grupos yihadistas armados una oportunidad inesperada de reclamar la victoria física y psicológica sobre uno de los ejércitos más poderosos del mundo. El coronel Goita lo sabe. Las protestas francesas pueden no impresionarte. La decadencia de su país, por otro lado, debería alertarlo.

READ  El intérprete que rescató a Joe Biden en 2008 en Afganistán logró huir del país caído en manos de los talibanes

El mundo

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar