Ciencias

Lausana, capital olímpica contaminada con dioxinas

Lausana, la rica capital del deporte olímpico bañada por las aguas azules del lago de Ginebra, se enfrenta a un problema nunca visto en Suiza: la contaminación por dioxinas.

La cuarta ciudad del país es víctima de descargas tóxicas de un antiguo incinerador de residuos domésticos.

Pero la contaminación con este químico potencialmente muy tóxico cuando se acumula, que se hizo infame durante la Guerra de Vietnam y el accidente industrial de Seveso en 1976 en Italia, se descubrió por accidente a principios de este año.

“Como no buscamos dioxinas, no las encontramos”, las medidas están centradas en la contaminación del aire y del agua, explica a la AFP Natacha Litzistorf, concejala responsable de Medio Ambiente.

– Peor –

Esta semana, las autoridades revelaron que la contaminación es más grave y generalizada de lo que se pensaba.

Un mapa de la ciudad muestra toda la zona afectada: una especie de diamante con una longitud de más de 5 kilómetros desde las orillas del lago Lemán hacia el noreste de la ciudad y una anchura de 3,6 kilómetros.

La zona de mayor concentración (más de 200 nanogramos por kilogramo) cubre las alturas de Lausana, alrededor de uno de sus pulmones verdes, el bosque de Sauvabelin, así como alrededor de la catedral. Se encontró un pico de 640 ng en el centro.

Se colocaron carteles de advertencia en los patios de recreo y los parques de la ciudad. Los padres de niños menores de 4 años no deben permitirles que se tapen la boca con las manos si han estado jugando en el suelo.

READ  Medicina tradicional contra las adicciones

También se recomienda lavar frutas y verduras cultivadas en jardines y lavarse las manos.

Las recomendaciones son más restrictivas en áreas donde la tasa es superior a 100 ng / kg.

Dado que la dioxina está muy concentrada en los tejidos animales, se recomienda no comer las gallinas criadas allí ni vender sus huevos.

Las raíces deben estar peladas, los pepinos, calabacines y otras calabazas no se consideran aptas para el consumo.

– No tientes al diablo –

El culpable fue encontrado rápidamente. La planta de incineración en funcionamiento entre 1958 y 2005 y ubicada en el centro de la ciudad.

“En ese momento, pensamos que era mucho mejor ubicar plantas de incineración en el centro para preservar la agricultura en el campo”, explica la Sra. Litzistorf.

Entre 1958 y 1982, cuando los filtros del incinerador se establecieron como estándar, la planta de incineración escupió dioxinas en sus alrededores.

Didier Burgi, quien tiene un huerto, dice que el caso ha planteado muchas preguntas entre las personas que han estado cultivando sus verduras durante años.

“Calabaza, no la vamos a consumir este año. No tenemos muchos, pero había información específica al respecto y no intentemos con el diablo ”, confiesa.

En los huertos parcelarios de Châtelard, la tasa de contaminación es inferior a 20 ng y José Torres, que cultiva la tierra allí, no tiene la intención de darse por vencido. «En casa, sé lo que como», dice, mientras que «todo lo que compramos está lleno de productos químicos».

Jacqueline Felder muestra la misma determinación mientras trabaja su tierra donde cultiva frijoles, espinacas, ensaladas y zanahorias bajo el sol de la tarde de octubre.

READ  Constantino: investigador de la ciencia islámica desapareció misteriosamente

“He trabajado en el jardín durante 15 años. La gente le tiene tanto miedo a todo en este momento ”, explica, y agrega:“ Soy una campesina, así que soy muy natural. Nuestra madre, la Tierra. ¡Respetarla!».

– Y ahora –

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la exposición breve de los seres humanos a altas concentraciones de dioxinas puede dañar la piel y afectar la función hepática. La exposición a largo plazo está asociada con la degradación del sistema inmunológico, el desarrollo del sistema nervioso, el sistema endocrino y las funciones reproductivas.

En los animales, la exposición crónica a las dioxinas conduce a varios tipos de cáncer.

La Sra. Litzistorf explica que, hasta donde ella sabe, nadie ha reportado ningún problema de salud que pudiera estar relacionado con la contaminación recién descubierta.

Y la pregunta es qué hacer ahora.

¿Es posible limpiar el piso en una superficie así? “Ésta es la pregunta que todo el mundo se hace”, reconoce la concejala, pero también ¿quién se ocuparía de ella y a costa de quién?

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar