Mundo

La economía mundial en crisis después del despegue

publicado el miércoles, 29 de diciembre de 2021 a las 10:31 am

Después del cataclismo económico de 2020 y la convalecencia de 2021, ¿es hora de una desaceleración en 2022? Frente a la variante Omicron altamente contagiosa, con persistentes escaseces e inflación, la economía mundial permanecerá en una zona gris, en un contexto de imperativos climáticos.

– Después de una recuperación irregular, el cielo está nublado.

Desde China a Estados Unidos, desde Europa a África, la pandemia derrumbó casi simultáneamente las economías del mundo en la primavera de 2020. Dos años y 5.3 millones de muertes después, la crisis terminó.

Los países ricos se han beneficiado del acceso privilegiado a las vacunas: Estados Unidos ha borrado los vestigios de su peor recesión desde la Gran Depresión de la década de 1930, y la eurozona parece decidida a hacer lo mismo.


Pero ya, la variante Omicron y las restricciones sanitarias que conlleva hacen temer las consecuencias en muchos sectores, en el transporte aéreo, la restauración y el turismo.

“El cara a cara contra el virus aún está lejos de estar ganado”, subrayan los analistas del banco británico HSBC, considerando que la economía aún está “lejos de la normalidad”.

En el otro extremo del espectro, los países pobres carecen de vacunas. En el África subsahariana, condenada por el FMI a una recuperación más lenta, menos del 4% de la población está vacunada en Camerún, Etiopía o Uganda, por ejemplo, según la Universidad Johns Hopkins.

Incluso en China, motor del crecimiento global, la recuperación se está desacelerando, advirtió recientemente el Fondo, apuntando a la crisis inmobiliaria con las dificultades de la apisonadora sobreendeudada Evergrande, alza de los precios del carbón y escasez de componentes que penalizan a las empresas.

READ  Nieve excepcional y frío récord hasta Florida: una tormenta polar azotará los EE. UU. este fin de semana

– Inflación y escasez

Esta es, sin duda, una de las palabras del año y «la mayor sorpresa de 2021», admiten analistas de Goldman Sachs en la previsión para 2022: la inflación estuvo impulsada por la profunda desorganización de las cadenas de distribución y la escasez de productos de primera necesidad para el comercio internacional, como semiconductores. .

Esto se debe a la explosión de la demanda durante y después de la crisis. Pero también por una crisis en las vocaciones de ciertas «manitas» del comercio mundial: trabajadores portuarios, camioneros, cajeros … no regresaron después de los encierros, provocando escasez de mano de obra.

También detrás de la inflación se disparan los precios de las materias primas (madera, cobre, acero) y de la energía (gasolina, gas, electricidad).

Considerado durante mucho tiempo como «transitorio» al unísono por los principales banqueros centrales, el aumento de precios finalmente fue reconocido como menos temporal por el Banco Central de EE. UU., Que acelerará los aumentos de las tasas de interés el próximo año con el riesgo de desacelerar el crecimiento.

En este entorno todavía muy incierto, «la pregunta es si realmente salimos de la crisis», observa Roel Beetsma, profesor de economía en la Universidad de Amsterdam.

De hecho, muchas empresas están expresando sus dificultades. El FMI todavía anticipa un crecimiento global del 4,9% el próximo año, pero puede revisar ese número a la baja.

– ¿El clima, víctima de los vaivenes de la economía?

Entre cerrar el mes y evitar el fin del mundo, el equilibrio se vuelve difícil de encontrar, situación que ilustran las confusas conclusiones de la COP26 de noviembre.

READ  Alemania también endurece las medidas contra el brote de coronavirus en el país

El acuerdo pide a los estados que aumenten sus compromisos para reducir las emisiones de CO2 a partir de 2022, pero no pone al mundo en línea para limitar el calentamiento global «muy por debajo» de 2 ° C, como en el acuerdo de París de 2015.

“El corto plazo es un fenómeno común, especialmente entre los políticos”, lamenta Roel Beetsma, que aboga por un impuesto al carbono que sea uniforme en todas las industrias y suficientemente disuasorio.

El cambio climático y los desastres naturales asociados, valorados en 250.000 millones de dólares este año por la reaseguradora Swiss Re, también podrían afectar los precios de los alimentos.

Los precios mundiales ya están cerca de los récords de 2011: los productos lácteos han subido más de un 15% este año, mientras que el trigo y los aceites vegetales han batido récords.

«Obviamente, todo ha aumentado», dijo a la AFP Nabiha Abid, residente de Túnez, citando la carne de res y el pollo, cuyos precios a veces se duplican.

Símbolo de la situación, según esta madre de familia, el chakchouka, una receta tradicional a base de pimientos, cebollas, huevos y aceite de oliva «se ha convertido en un lujo mientras era una receta para mujeres. Gente que no tiene dinero».

¿Por qué temer a los disturbios provocados por el hambre como en 2008? “Del trigo al pan, solo hay un paso”, comenta Sébastien Poncelet, especialista en trigo de la empresa francesa Agritel. «Es el alimento básico de una parte de la humanidad que está amenazada».

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar