Entretenimiento

Falsa crónica de algunas verdades: Dentro de la cabeza de Alejandro González Iñárritu –

Falsa crónica de algunas verdades: Dentro de la cabeza de Alejandro González Iñárritu –

Después de dos películas de Hollywood, ambas dedicadas al Oscar (hombre pájaro y el renacido), uno pensaría que Alejandro González Iñárritu continuaría con su ímpetu y pondría de pie a Hollywood con un nuevo proyecto de ambición desmedida. Si Bardo – Falsa crónica de algunas verdades es la película más ambiciosa del director, Iñárritu ha recurrido a su México natal para construir este nuevo largometraje., que lamentablemente solo estará disponible en Netflix el 16 de diciembre, ya que ningún distribuidor quiso correr el riesgo de estrenar la película. Podemos por un lado entenderlo cuando vemos el resultado final (inquietante por decir lo menos, volveremos sobre él) pero es un verdadero desperdicio privar a Bardo de la pantalla grande, ya que la duración y la naturaleza experimental de la película amenazan con sacar rápidamente incluso al cinéfilo más experimentado de su televisión. Somos los primeros en estar de acuerdo y estamos encantados de poder verla en cines (gracias a los dos cines del grupo Paris Cinéma Club por organizar proyecciones excepcionales), ya que la experiencia en nuestro teatro hubiera sido radicalmente diferente.

Como dice el propio Iñárritu, Bardo (el término proviene del tibetano y designa una especie de estado intermedio entre la muerte y el renacimiento) no es una película que hay que entender, es una película que hay que sentir. De hecho, será difícil hacer lo contrario, ya que la experiencia de casi tres horas no se parece a nada que hayamos visto antes. Sin duda nos encontramos ante un personaje: el periodista mexicano Silverio (Daniel Giménez Cacho, formidable), que vive desde hace años en Los Ángeles y que regresa a su país natal para enfrentarse a recuerdos del pasado y un profundo cuestionamiento sobre su identidad, él quién está cruzando dos países y cómo le afecta a él, a su esposa y a sus hijos. Un resumen muy conciso de lo que te espera de bardo Desde su introducción, convoca una forma de onirismo y asombro del que no se puede escapar, Iñárritu esparciendo sus referencias, entre la cámara flotante de Terrence Malick, la abstracción narrativa de Antonioni y el lugar otorgado al sueño de Fellini.

READ  Richard Gere: el actor hospitalizado en México

Toda la película se desarrolla así en una especie de espacio mental, entre reminiscencias de recuerdos, reapropiación de hechos significativos y pura fantasía. Silvério constituye el hilo conductor de la historia, pero se deshace y se nos escapa en cuanto pensamos en aprehender su significado. Con su dominio formal (algunas fotos son impresionantes y la foto del genio Darius Khondji hace maravillas), bardo sin embargo, sigue hinchado y probablemente sea un viaje del ego por parte de Iñárritu. Un enfoque nada nuevo para el cineasta cuyo estilo es a menudo pomposo y rimbombante, pero que aquí alcanza las alturas. Ciertamente el resultado es de una rara audacia, con un gran gesto cinematográfico, pero eso no impide que el Bardo sea por momentos muy sofocante y amenace con derrumbarse por su propio peso a medida que las ideas se acumulan allí con afán de cine auténtico pero también de sentido de percibiendo -detrás de la persona del cineasta- su profundo deseo de que le digan lo brillante que es.

El resultado es, por tanto, cuanto menos desconcertante, atravesado por destellos fabulosos (especialmente llamativos son los bailes de la fiesta en honor a Silvério y la fantasiosa discusión que se produce entre el protagonista y su padre), aunque bardo sin embargo, se mantiene desigual, queriendo contar muchas cosas en una sola película, estando tan interesado en las emociones de su personaje y su familia como en la historia de México en general. Es codicioso, muy codicioso, y el cinéfilo que ve la película frente al televisor a menudo se verá tentado a detenerla para recuperar el aliento. Un error que no se debe cometer, ya que frenaría la energía loca de la película, que, en cualquier caso, quedará muy estrecha en un lugar que no sea un cine, paradójicamente de lo que se priva para mostrarla al mundo. . Una aberración, por tanto, pero que no debe impedir su descubrimiento, ya que el Bardo es una obra fascinante y exigente, tanto con sus cualidades como con sus defectos, una obra que pocas veces vemos y que, por tanto, hay que defender. a pesar de todo, aunque se corra el riesgo de dejar en el suelo a más de un espectador…

READ  Exatln México: Se definen los tres ENVIADOS a la batalla por la eliminación; VÍDEO

Angelica Bracamonte

"Incurable food practitioner. Friend of animals everywhere. Internet specialist. Pop culture nerd."

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba