Economía

En Tbilisi, los exiliados rusos no ven un «retorno posible»

En este día a fines de marzo, Tbilisi se baña en luz primaveral por primera vez. Aleksei (todos los nombres han sido cambiados a petición de los interesados) cruza apresuradamente el patio de la Casa de Justicia, centro de trámites administrativos, sin detenerse frente a los traductores que prestan sus servicios, y se dirige al mostrador reservado para vacunación. Delgado, con grandes ojos verdes, Aleksei, de 33 años, abandonó su ciudad natal de Siberia una semana después del inicio de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero. “Durante años me opuse al régimen ruso que no se rinde. La guerra fue la última gota que colmó el vaso. Ya no podría vivir en este país. »

Como ruso, este experto en informática especializado en videojuegos puede quedarse en Georgia durante un año sin necesidad de permiso de residencia. No piensa volver a su país «mientras este poder esté en efecto» y dice que quiere “Sé parte del mundo libre”. Lejos de ser un caso aislado, Aleskeï forma parte de esta oleada de rusos, 37.000 según estimaciones de las autoridades locales, que, desde el 24 de febrero, han llegado a Georgia.

miedo y culpa

Desde los 27 años, Aleksei comenzó a participar en manifestaciones políticas. También ayudó financieramente a la organización del adversario ruso Alexei Navalny, el Fondo Anticorrupción (FBK), y asistió a sus reuniones. En 2018 fue detenido durante una manifestación contra una nueva ley que aumenta la edad de jubilación. Condenado a una multa de 150 euros, no ha participado en ninguna manifestación desde entonces. «Estaba asustado»explica, sentado en un banco de la Casa de Justicia.

READ  La salsa Sriracha pronto desaparecerá de los estantes
Lee también Artículo reservado para nuestros suscriptores “Ha comenzado otro éxodo: el de la clase creativa de Rusia. Tu vida no está amenazada, pero tu futuro está muerto”.

Pero cuando Navalny fue envenenado en 2020, Aleksei fue al hospital en Omsk, Siberia, donde el oponente fue inicialmente hospitalizado. Unos días después, fue citado a la comisaría donde, dice, lo citaron para que no publicara contenido político en las redes sociales. Qué hizo él. Hasta que, el 24 de febrero, fecha del ataque ruso a Ucrania, le invadió un sentimiento de culpa. “En Rusia, personas cercanas a mí, algunos de mis amigos e incluso mi padre, creen en los medios rusos. La publicidad es muy fuerte allí. »

En Tbilisi, Aleksei encontró, con la ayuda de un amigo ruso, un apartamento en el centro de la ciudad. Antes de irse de Siberia, logró sacar todos sus ahorros del banco, lo suficiente para vivir seis meses. “Para el futuro, no me preocupo. Tengo un trabajo que me permite vivir y trabajar donde quiera.se desliza

Tienes el 58,98% de este artículo para leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar