Economía

Emmanuel Macron: ¡Un presidente que ama el vino, que lo bebe, que está orgulloso de él!

Esta no es la primera vez que La Revue du vin de France premia a un líder político. Laurent Fabius, entonces ministro de Asuntos Exteriores, Alain Juppé para alcalde de Burdeos ya había sido elegido por nuestro jurado por su acción a favor del vino. Pero es la primera vez que nuestra elección distingue, en la cúspide del Estado, al propio Presidente de la República.

En Francia debería haber sido un asunto trivial, pero hay que reconocer que, hasta entonces, los líderes de la Quinta República no brillaron en la promoción de la que, sin embargo, es una de las joyas de la cultura, la historia y la economía del país.

Sin embargo, al declarar que “bebía vino todos los días, al mediodía y por la noche”, recordando “que una comida sin vino es un poco triste”, Emmanuel Macron deshizo el malentendido que pesa sobre el vino y sobre la viña. Finalmente, un Jefe de Estado muestra así su gusto por el vino y este compromiso justifica su nominación por La RVF a la categoría Personalidad del Año.

el sabor del buen vino

De Gaulle, Pompidou, Giscard d’Estaing, Mitterrand bebieron poco y, en general, se abstuvieron de promover el vino excepto en el extranjero. Próximo ? Fue peor. Desde la década de 1990, las autoridades sanitarias, en nombre de la lucha contra el alcoholismo, han seguido endureciendo la ley.

Jacques Chirac afirmó beber solo cerveza mexicana, Nicolas Sarkozy rechazó la más mínima gota de alcohol, François Hollande, a pesar de ser un bon vivant, nunca quiso promover el vino. En términos sucesivos, las autoridades sanitarias siempre han ganado la batalla a los viticultores.

READ  ¡Estas 5 señales de que tú también estás malcriado y podrido!

Recordamos la desastrosa advertencia del Instituto Nacional del Cáncer en 2009: “El vino es cancerígeno desde la primera copa”. En los últimos años, los mensajes oficiales se han vuelto aún más duros: «Dos copas de vino al día, pero no todos los días». Un enfoque indiferenciado y matizado, rompiendo con la cultura francesa y el arte de vivir.

Sin embargo, desde su elección en 2017, el presidente ha tomado un camino radicalmente diferente. Nunca dejó de resaltar el sabor de un buen vino, en todos los frentes. Es, sobre todo, un ardiente impulsor del vino económico, del superávit comercial de 10 a 13 mil millones que generan anualmente los vinos y licores franceses, los 500.000 puestos de trabajo del sector.

Ya en 2015, el ministro de Economía, Emmanuel Macron, había pedido una aclaración de la ley Évin para reconocer mejor el lugar y el peso del enoturismo en Francia, como hacen nuestros vecinos italianos o españoles …

El resto está reservado para suscriptores.


Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar