Ciencias

¡El loro gris de Gabón habla con los humanos haciendo oraciones!

Estamos en Camerún, dentro del Parque Nacional Lobéké, que se encuentra en la cuenca del río Congo. La selva tropical donde estamos ubicados se extiende por ocho países diferentes, en la depresión del continente africano. Es el segundo bosque más grande de la Tierra, después de la selva amazónica. ¡La cantidad de especies de plantas y animales presentes aquí es absolutamente vertiginosa! Muchos turistas se reúnen cada año para tratar de avistar leopardos, elefantes o incluso gorilas, que viven dentro de las barreras protegidas del parque. Pero somos animales menos imponentes que nos trajeron aquí. Y para esperar verlos, tienes que… ¡mirar hacia arriba y escuchar!

Este artículo es una transcripción del podcast Bêtes de Science, que se puede encontrar en el sitio web de Futura y en todas las buenas plataformas de escucha. © Futura

Un loro parlanchín originario de África

Tu oyes ? Están allá arriba, en las ramas más altas, varios metros por encima de nuestras cabezas. ¡Esos parlanchines son loros grises gaboneses! A veces todavía se les llama loros jaco, pero ese es un nombre un poco anticuado ahora. Y muchas veces en el bosque son muy difíciles de ver porque viven encaramados muy alto y escondidos de los depredadores que podrían querer morderlos en el suelo. Puedes ver las hojas moviéndose mientras mordisquean frutas o semillas, pero no mucho más… Acerquémonos a la pequeña mancha de agua y ocultémonos. ¡Con un poco de suerte, bajarán a beber! Ganar ! ¿Los ves bien? Una decena de pájaros se han posado cerca del pequeño lago, y mientras el más valiente hunde el pico en el agua para beber, seguido de otro, el resto del grupo parece estar en guardia y mirando la orilla.

Psittacus erithacus : aquí está su nombre en latín. loro significa loro, y eritaco evoca el nombre de un pájaro que imita muy bien los sonidos en los antiguos escritos griegos. Encontramos esta palabra en el nombre del zorzal, por ejemplo, que tiene el nombre en latín erithacus rubecula ! Siempre imaginamos loros muy grandes y coloridos, como los guacamayos que habitan en la selva amazónica, pero no es el caso de nuestros loros grises. Son del tamaño de una paloma pequeña, pero más fornidos. Su plumaje es todo gris, como sugiere su nombre, pero tienen plumas de cola de color rojo brillante. Su pico grueso, negro y curvo está rematado por un área completamente blanca y sin plumas que resalta sus ojos claros. Además, ¿ves cómo observan e inclinan la cabeza en posiciones extrañas, para observar todo lo que les rodea? Los ojos de los loros están colocados a los lados de la cabeza, a diferencia de nosotros, que los tenemos frente a la cara. Esto les permite observar su entorno, ya que son aves temerosas, que están a merced de muchos depredadores. ¡Esta es también la razón por la que son tan difíciles de detectar!

READ  El ritmo de expresión génica de las neuronas permite su diversidad.

Un animal social amenazado por tu éxito

¡Somos suertudos! Mira estos dos pájaros, ligeramente separados. ¿No crees que son un poco diferentes a los demás? ¡Sí, tus ojos son negros! son bebes Por fin bebes grandes, ya que vuelan y tienen todas sus plumas. Pero se quedan con sus padres durante mucho tiempo. Los loros grises de Gabón, como todas las aves de esta gran familia, ¡son muy sociables! Viven mucho y la mayoría de las veces forman parejas fieles de por vida. Los jóvenes se quedan con sus padres durante varios meses. A veces incluso pueden ayudarlos a criar a sus hermanos y hermanas que nacerán el próximo año. Varias parejas y familias se reúnen en gran número para beber, como aquí, comer o dormir. Los grupos se separan y reforman a lo largo del día. Se cree que esta forma de vivir en grupos, que van y vienen, jugaría un papel importante en el desarrollo de su inteligencia. Vivir así en una sociedad dinámica, que cambia todo el tiempo, requiere recordar a los compañeros y las relaciones que los unen.

Desafortunadamente, esta gran inteligencia juega en contra de nuestros loros, porque los vuelve muy atractivos para nosotros. Hoy en día, los loros grises gaboneses corren peligro de desaparecer de su entorno natural, ya que son capturados en masa para venderlos como mascotas. Los cazadores furtivos, que son muy pobres, pueden ganar entre 10 y 15 dólares estadounidenses por un solo pájaro, lo que es una suma importante para ellos. Y dado que muchas personas son cazadores, los loros se convierten en objetivos principales. Por eso también encontramos guardaparques en la recepción del parque. Patrullan y vigilan los alrededores de la reserva. Pero a pesar de los esfuerzos por protegerlos, los grises gaboneses ya han sido declarados extintos en algunos países donde han estado presentes, como Togo, Benin y Ghana. Desde 2016, están clasificados como en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, y está prohibido vender o comprar aves en la naturaleza, ya que se enumeran en el Apéndice de Cites, el organismo que regula el comercio internacional de fauna silvestre. Pero basta de nombres complicados y volvamos a nuestro loro. ¿Qué distingue al gris gabonés de otros loros y lo coloca en lo más alto del podio de la inteligencia animal?

READ  PAN. La nave espacial Osiris-Rex pierde muestras de asteroides en el espacio

Irene Pepperberg y su pájaro superestrella

Todos los loros son animales inteligentes e ingeniosos que viven mucho tiempo y aprenden rápidamente. Su vida social también les permite espiar y robar ideas o técnicas de otras personas. Pero lo que ha puesto a los grises gaboneses en el centro de atención es su increíble habilidad para copiar sonidos e imitar voces humanas. Muchos pájaros pueden, y no solo los loros. Mynahs, liras o cuervos también son capaces de esto. Pero el gris gabonés es probablemente uno de los más talentosos. Muchos dueños de pájaros quieren este loro específicamente para hablar. A fines de la década de 1970, Irene Pepperberg, una investigadora estadounidense formada en química, cambió por completo de carrera. Los estudios sobre el aprendizaje del lenguaje en los chimpancés estaban de moda en ese momento y, convencida de que las aves eran menos estúpidas de lo que sugería su pequeño cerebro, decidió realizar sus propios experimentos. Ella compra un loro, al que llama Alex, para Animal Language Experiment o Animal Language Experiment, que se convertirá en un verdadero compañero para ella.

Durante 30 años realizó numerosos experimentos para que él aprendiera palabras muy específicas: formas, colores, materiales, números, para luego interrogarlo y concluir si era capaz de pensar por sí mismo y responder a sus preguntas. La primera etapa, la de hacerle aprender las palabras y su significado, tomó varios años, porque hay que mostrarle al loro el objeto o la cantidad cuyo nombre se le quiere enseñar, y asegurarse de que no se equivoque. confundirlo con otra cosa. Luego, para probar su comprensión, la investigadora y sus alumnos presentaron una bandeja con varios objetos e interrogaron a Alex. ¿Cuántos objetos de madera hay con cuatro lados? ¿De qué color es el objeto de lana? ¿Qué objeto es morado? Variando las preguntas y repitiendo el ejercicio cientos de veces, Alex demostró que no solo estaba repitiendo o imitando. ¡Fue capaz de responder correctamente al ejercicio!

Después de años de entrenamiento intensivo, pudo nombrar 50 objetos diferentes, 7 colores, 5 formas y números hasta el 6, abreviados como «Quiero el cubo» o «Quiero subirme a la silla» para conseguir lo que quería. Aún mejor, podría combinar todas estas palabras para designar hasta 100 objetos diferentes. Incluso podía entender los conceptos de «igual» y «diferente», así como «mayor» o «menor», e incluso el de «ninguno» cuando el objeto o sus características faltaban en el marco. Aún más impresionante: podría agregar (hasta 6 objetos como máximo). Si le presentaran nueces escondidas debajo de vasos de plástico opaco y le pidieran el número total de nueces debajo de esos dos vasos, daría el resultado correcto. E incluso entendió el concepto de cero, una noción bastante difícil de imaginar.

READ  La ciencia en el fondo de tu casa Place Lucie y Raymond Aubrac Rennes Martes 18 de julio de 2023

No todos los loros son iguales

Pero incluso si las increíbles actuaciones de Alex han perturbado la forma en que percibimos a las aves y su inteligencia, debemos agregar… un pequeño matiz. Hasta el momento, solo se ha estudiado a un individuo: Alex. Y para validar el conocimiento científico, debe repetirse muchas veces en muchos animales diferentes. La misma Irene Pepperberg admite: Griffin y Athena, los otros loros que estudia hasta el día de hoy, no lo hacen tan bien como Alex. Y así, la forma en que vivió Alex, solo y rodeado de humanos a su servicio, no representa necesariamente la forma en que tienden a vivir los grises de Gabón. Además, si Alex habló tan bien es porque formó una relación intensa y única con Irene. Durante 15 años vivió solo con ella, lo que, como os decía al principio, es bastante inusual en esta ave, que vive en pareja o en familia en su medio natural. El equipo del laboratorio de Nanterre intentó durante varios años reproducir los resultados obtenidos por Alex, con varios loros, pero con, digamos… un éxito más limitado. ¡Uno de sus loros, Leo, ni siquiera hablaba! No. Una palabra ! Hay que decir que cuando hay varios, los pájaros suelen hablar mucho menos. Si los loros nos imitan es para hablarnos, pero si los dejamos con otros pájaros, se comunican entre ellos, ¡y no necesitan hablarnos!

Por lo tanto, tener un loro como mascota no es una buena idea si tu objetivo es hacerlo hablar. Ya hay riesgos que no quiere y que nunca toma, porque no concuerdan con su personalidad. Y luego, para ser plenamente feliz, necesita amigos, habitaciones enteras dedicadas para que vuele y mucha atención. El loro también llora mucho, así que hay que tener paciencia y aguantar el ruido… Y como usa mucho su pico para explorar el mundo que le rodea, espera que mastique todo lo que encuentra, encuentra, incluso sus cosas favoritas. . En definitiva, aunque tengas muchas ganas, recuerda que tener un loro en casa requiere mucho trabajo y sacrificio. ¡Y ese es un compromiso de al menos 60 años! Baste decir que realmente tienes que pensarlo antes de comenzar.

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar