Tecnología

Después de 6 años en el espacio, los espermatozoides liofilizados dan a luz crías de rata.

publicado el viernes 11 de junio de 2021 a las 8:17 pm.

Algunos están convencidos de que algún día los humanos tendrán que dejar la Tierra y vivir en otro planeta. Pero entonces surgirá un problema (entre otros): la atmósfera del planeta azul ya no protegerá a estos aventureros de la radiación espacial.

Los investigadores preocupados, por lo tanto, se preguntan si esta radiación podría, a largo plazo, afectar la capacidad reproductiva de los humanos, así como de los animales que los acompañarán en sus nuevas vidas.

Para responder a esa pregunta, se lanzó un experimento científico a gran escala, y sus resultados, publicados el viernes en Science Advances, son bastante tranquilizadores.

Después de pasar casi seis años en órbita en la Estación Espacial Internacional (ISS), el esperma de ratón liofilizado pudo dar a luz, una vez de regreso a la Tierra, a un grupo de ratones bebés sanos.

La radiación del espacio incluye “vientos solares, rayos cósmicos” emitidos por el Sol o desde fuera del sistema solar, que dañan el ADN.

Pero, según los investigadores, “teóricamente el esperma liofilizado podría almacenarse en la EEI durante unos 200 años” sin problemas, dijo a la AFP el investigador principal del artículo, Teruhiko Wakayama, profesor de la Universidad de Yamanashi en Japón.

– Anomalías “leves” –

El proyecto comenzó en 1997. Teruhiko Wakayama, que soñaba con ser astronauta y es un ávido lector de ciencia ficción, muestra por primera vez con su equipo que las ratas pueden nacer de esperma liofilizado.

Este es un requisito práctico: de esta forma, las muestras se pueden almacenar a temperatura ambiente durante más de un año. De lo contrario, tendrían que enviarse a congeladores que no están disponibles a bordo de los cohetes.

READ  "El carnicero" cae; Descubren en su celular el video de cómo desmembra a una víctima

Años más tarde, los investigadores recolectaron semen de 12 ratones, colocados en seis cajas pequeñas, cada una con 48 ampollas, no más grandes que un bolígrafo.

Tres de estas cajas permanecieron en Japón para servir como punto de comparación, y tres despegaron hacia la ISS en agosto de 2014. A bordo de la Estación, los astronautas las colocaron en congeladores a -95 ° C.

Se devuelve una primera caja a la Tierra después de nueve meses para demostrar la viabilidad del experimento.

Una segunda caja permaneció a bordo hasta mayo de 2016 (es decir, 2 años y nueve meses). Finalmente, el tercero regresó a la Tierra en junio de 2019, después de pasar 5 años y 10 meses en el espacio.

Luego, los investigadores observaron el ADN del esperma. “Al medir el daño del ADN, no hubo una diferencia significativa entre las muestras que se mantuvieron en el espacio durante tres o seis años o las que se mantuvieron en el suelo”, explicó Teruhiko Wakayama.

Sin embargo, después de la fertilización de los óvulos, se detectaron anomalías cromosómicas “leves” en los espermatozoides que habían pasado años sin peso. Pero este daño no afectó su desarrollo.

– 400 “ratas espaciales” –

En realidad, los embriones se cultivaron in vitro y algunos se implantaron en ratones hembra. En total, 243 ratones jóvenes nacieron de espermatozoides que permanecieron casi 3 años en el espacio y 168 de los que permanecieron casi 6 años.

“Al observar las tasas de natalidad de estos embriones, no hubo diferencia entre los que se mantuvieron en el suelo o en el espacio, a los 3 o 6 años de edad”, dijo Teruhiko Wakayama. “Todos los pequeños parecían normales … no se encontraron anomalías”.

READ  Prueba de iPad Pro 2021: el hardware aumenta su liderazgo

Se estudiaron cinco especímenes nacidos de espermatozoides que pasaron 3 años en la ISS a lo largo de su vida. Los investigadores encontraron una esperanza de vida ligeramente inferior a la media. Pero estos resultados deberán ser confirmados por el estudio en curso de otros especímenes, resultado, a su vez, de que los espermatozoides pasaron casi 6 años en el espacio.

Finalmente, se aparearon “ratas espaciales”, dando lugar a nuevos ejemplares, que dieron lugar a una tercera generación.

“Todas las crías se consideraron normales”, según el estudio.

Para su coautor, estos resultados son “positivos para la preservación a largo plazo de los recursos genéticos”. En lugar de llevar consigo muchos animales vivos muy incómodos, los humanos que migrarán a otro planeta podrán, para evitar cualquier endogamia que lleve a la degeneración, llevar esperma liofilizado, explica Teruhiko Wakayama.

Sin embargo, la altitud a la que orbita la ISS (400 km) todavía se beneficia del escudo magnético protector de la Tierra. Además, la radiación es más intensa y, por lo tanto, se deberían realizar experimentos adicionales allí en el futuro, dicen los investigadores.

Federico Pareja

"Escritora típica. Practicante de comida malvada. Genio zombi. Introvertido. Lector. Erudito de Internet. Entusiasta del café incondicional".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar