Economía

Crisis fronteriza de Biden

Desde los primeros días de la presidencia de Joe Biden, su administración ha insistido en que el creciente número de migrantes detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México no es una “crisis” sino un pico estacional normal.

Los funcionarios estadounidenses incluso argumentaron que la controversia fue diseñada en su totalidad por el ex presidente Donald Trump y otros republicanos. Si bien la administración Biden no se equivocó del todo con respecto a Trump, la realidad refutó sus afirmaciones.

La situación en la frontera hoy es de hecho una crisis tanto para Estados Unidos como para México. A finales de septiembre, unos 15.000 migrantes y solicitantes de asilo, en su mayoría haitianos, se refugiaban del sol bajo el Puente Internacional en Del Rio, Texas. Devolvieron el tema de la migración a un primer plano.

Durante todo el verano, las autoridades de inmigración de Estados Unidos han esperado que el número de migrantes disminuya. La repentina aparición de miles de haitianos en el lado estadounidense de la frontera (en lugar de las ciudades mexicanas de Matamoros, Reynosa o Tijuana al sur) muestra que el flujo no se está desacelerando.

Todo era predecible. La situación en Haití se volvió catastrófica con el caos que siguió al asesinato del presidente del país en julio. El malestar político fue seguido rápidamente por un terremoto y una serie de huracanes y tormentas tropicales que dejaron al país más devastado que nunca. Los haitianos se han ido durante años, primero a Brasil y luego a Chile.

Pero a medida que la situación económica y legal en cada uno de estos países se volvió menos hospitalaria, comenzaron a moverse hacia los Estados Unidos. Y debido a los eventos de este verano, su número ha aumentado. La crisis fronteriza de Estados Unidos es solo una parte de la historia.

READ  Noelia's Celebriffy y Cherryland VIP están creciendo rápidamente - Marseille News

Tapachula, una ciudad mexicana de 350.000 habitantes a lo largo de la frontera con Guatemala, ahora alberga (en condiciones miserables) de 50.000 a 100.000 solicitantes de asilo, aproximadamente la mitad de los cuales son haitianos. Las autoridades mexicanas están obligando a los migrantes a permanecer allí mientras se procesan sus solicitudes.

Pero este proceso puede llevar más de un año y los migrantes buscan cada vez más huir y viajar al norte. Varias caravanas, cada una con cientos de refugiados y migrantes, se han ido en las últimas semanas, lo que obligó a los servicios de inmigración mexicanos a traerlos de regreso a Tapachula.
Hubo informes de separación familiar, extorsión y golpizas (algunas de las cuales fueron filmadas). A pesar de tal brutalidad, los solicitantes de asilo de diversas nacionalidades continuaron abarrotando la frontera entre Estados Unidos y México, demostrando que la contención no es tan simple.

Si bien la Secretaría de Defensa de México afirma haber enviado más de 14 mil soldados para “detener todas las migraciones”, lo cierto es que el país carece de recursos financieros y humanos para llevar a cabo una misión como esta.

Cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le pidió al presidente mexicano Enrique Peña Nieto que ayudara a bloquear a los migrantes en 2014, los funcionarios mexicanos aceptaron de buen grado, pero solo por unos pocos años.

En 2017, el número de deportaciones en México volvió a disminuir y los arrestos y deportaciones en los Estados Unidos comenzaron a aumentar, una tendencia que está aumentando en la actualidad. Es probable que se repita el mismo patrón. Los esfuerzos mexicanos son obviamente insuficientes, aunque sean importantes y, a menudo, humillantes. Estados Unidos no puede simplemente devolver a los haitianos a Del Rio. Las soluciones propuestas tampoco son gratuitas.

READ  Los ex clientes ya no podrán ahogar las sanciones cuando se cierre la primera barra para aceptar Bitcoin

Para resolver la última crisis fronteriza, Biden tendrá que hacer la vista gorda ante la mala gestión de la pandemia por parte del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, así como su subversión del estado de derecho y la naciente democracia de México.

La mejor solución inmediata es otorgar un estatus de protección temporal a los haitianos que ya han ingresado a los Estados Unidos (aunque el TPS es teóricamente temporal, probablemente duraría indefinidamente en la práctica).

Biden también debe pedir a los países de tránsito, en particular Chile, México y Panamá, que proporcionen a los migrantes asilo y documentos de trabajo adecuados. Obviamente, tal solicitud debe ir acompañada de recursos para ayudar a estos países a pagar la factura de los haitianos restantes.

La única pregunta, entonces, es ¿dónde se puede gastar mejor el dinero: en los migrantes haitianos en los Estados Unidos o Chile, Panamá y México? La entrega de TPS a los haitianos en la frontera probablemente alentaría a otros a venir. Pero la tendencia no durará para siempre. Como sucedió con los navegantes haitianos en la década de 1990, estos flujos terminaron paralizándose por diversas razones económicas, sociales y culturales.

Y si bien ese enfoque también podría alentar a cubanos, hondureños, salvadoreños y otros a viajar al norte y probar suerte, las cifras globales estarían en una escala que Estados Unidos, una nación rica de 330 millones de personas, podría manejar fácilmente.

En cuanto a las consecuencias políticas y las perspectivas electorales de los demócratas en 2022 y 2024, un enfoque más humano ciertamente no es peor que la alternativa de obligar a los niños haitianos a subir al avión y traerlos de regreso a un país plagado de crisis. Discordia, miseria y desesperación. Por Jorge G. Castañeda Exministro de Relaciones Exteriores de México y Catedrático de la Universidad de Nueva York.

READ  El peso tiene su peor día desde que Fitch Ratings rebajó la calificación de Pemex por penúltima vez

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar