Leída de cartilla La Entrega Adrián Ruíz

0
163
Sesión en el Senado de la República.

La limpia de funcionarios y empleados “azules” -panistas- en el gobierno estatal empezó sin contemplaciones. La tarea la encabeza Erick Cotoñeto Carmona, sin cargo en la administración estatal, pero con respaldo incondicional del gobernador Miguel Barbosa.

La encomienda es sólo una de las diversas que tiene a cargo el amigo de quien manda en Puebla. También cuenta con línea libre para tratar con empresarios -por supuesto que no sean azules o por lo menos lo nieguen-.

La labor de limpieza la empezó el lunes 9 de diciembre del año pasado en un salón privado de la Noria. Al lugar fueron convocados a comer rectores de universidades y directores de tecnológicos. La cita fue a las 15 horas, llegaron 25 en total.

El mal presagio inició en la puerta de entrada. Los 2 mil pesos por persona para degustar el salmón ofrecido fue el primer bocado desagradable. Impedir que ingresaran con celulares lo confirmó.

La aparición de Erick, con seña de molestia y total seriedad, estuvo lejos de una comida agradable. Sobre todo después de las palabras tajantes dirigidas a todos los presentes.

Antes de degustar el salmón, ordenó: “quienes tengan gente azul -panistas- en sus plantillas laborales, los despiden de inmediato. No importa el cargo, ni quienes sean. Los queremos fuera a todos”.

Sesión en el Senado de la República.

La cartilla había sido leída y para rectores y directores la comida fue más amarga. Los asistentes salieron del lugar asustados por lo acontecido.

El periodo vacacional fue un suspiro para los responsables académicos. El regreso a clases sirvió como recordatorio de la exigencia de depurar las plantillas laborales.

Ningún azul debe trabajar para el gobierno guinda. Si La Entrega les contará -aunque deben saberlo- que en todas las secretarías y dependencias laboran panistas. Y en puestos relevantes no de tercer y cuarto nivel.

En fin cada quien ve lo que quiere ver.

Reporte del Informante

Dignidad y orgullo. La indigestión por la comida decembrina con Erick Cotoñeto, sumado a su orgullo y dignidad, obligaron a la doctora, Alma Salgado Ramírez a renunciar a la Dirección de Universidades e Institutos de la Secretaría de Educación del Estado de Puebla.
A pesar del apoyo del secretario de la SEP, Melitón Lozano Pérez, decidió dar un paso al costado. Cumplió hasta donde fue posible con cuidarle la espalda a la maestra América Rosas Tapia, secretaria de Educación Superior del Estado de Puebla.

He aquí un extracto de la renuncia de Alma Salgado: Estimados rectores.

Me siento felíz y afortunada de iniciar un nuevo año. Agradezco el hecho de contar con la tecnología, la cual “acorta distancias y favorece espacios”. Es en este pequeño, pero fructífero espacio del chat que quiero comunicarles que he renunciado a la Dirección de Universidades e Institutos de la Secretaría de Educación del Estado.
Correo: ruizdur@hotmail.com

Dejar respuesta