Ciencias

Ciencia | en pequeñas dosis

Algunos miligramos de todas las novedades científicas de esta semana


Champán Eric-Pierre

Champán Eric-Pierre
Prensa

Bebés más pequeños cerca de los sitios de perforación

FOTO ELI HARTMAN, ARCHIVOS DE PRENSA ASOCIADA

Aproximadamente 17,6 millones de estadounidenses viven a menos de una milla de un sitio de perforación.

Las mujeres que viven cerca de un sitio de perforación de petróleo o gas tienen más probabilidades de dar a luz a un bebé más pequeño, encontró un equipo de la Universidad Estatal de Oregon, que analizó datos sobre 2,6 millones de mujeres que dieron a luz entre 1996 y 2009 en Texas. Todos vivían a menos de 10 km de un sitio de perforación. Los investigadores encontraron que las mujeres que vivían a 3 km o menos de distancia dieron a luz bebés que eran un poco más pequeños, de 7 a 9 g menos que los nacidos antes del inicio de las actividades de perforación. Aunque la diferencia de peso no es tan grande, los autores del estudio publicaron en Perspectiva de salud ambiental informan que 17,6 millones de estadounidenses viven a una milla de un sitio de perforación. Según ellos, las políticas públicas deberían tener más en cuenta estos datos a la hora de autorizar la perforación.

Examen

¿Por qué las tortugas gigantes de Galápagos no contraen cáncer?

FOTO PROPORCIONADA POR IMAX

Una tortuga gigante de Galápagos

Las tortugas gigantes de Galápagos pueden vivir hasta 150 años y una de las razones de su longevidad es que tienen un riesgo muy bajo de desarrollar cáncer. Investigadores estadounidenses encontraron que estas tortugas tienen células que se destruyen a sí mismas tan pronto como se dañan, lo que evita la formación de células cancerosas. Estos animales, como los elefantes en particular, también tienen copias adicionales de sus genes responsables de la respuesta al estrés que daña las células. Este mecanismo de autodestrucción en las tortugas de Galápagos también ralentiza el proceso de envejecimiento.

READ  Busque medicamentos en todo el mundo

Cámaras para ayudar a los ciegos

FOTO ALAIN ROBERGE, ARCHIVOS DE PRENSA

Un pasaje escolar en Longueuil, donde se puede ver un letrero que indica un pasaje para peatones ciegos.

Una cámara corporal conectada a brazaletes vibrantes, como un reloj inteligente, ayudaría significativamente a las personas ciegas en sus viajes. Investigadores estadounidenses probaron este sistema con un grupo de 31 ciegos o deficientes visuales. La cámara estaba conectada a un software capaz de detectar obstáculos. En este caso, se envió una alerta a la pulsera izquierda o derecha para indicar al usuario de qué lado se encontraba el obstáculo. El análisis de 368 horas de video mostró que esta tecnología redujo las “colisiones” en un 37%. Los resultados de este estudio se publicaron en una revista científica. Oftalmología Jama.

Los cerebros de las truchas se hacen más grandes o más pequeños según las circunstancias

FOTO HUGO-SÉBASTIEN AUBERT, LA PRENSA

una trucha arcoiris

Investigadores de la Universidad de Guelph en Ontario encontraron que las truchas tenían la capacidad de cambiar el tamaño de sus cerebros según el entorno en el que se encontraban. En un primer estudio, encontraron que la trucha arco iris que logró escapar de una piscifactoría para vivir libremente en un lago vio cómo su cerebro aumentaba un 15% en siete meses. En otro estudio, estos mismos científicos estudiaron la trucha en dos lagos de Ontario durante seis temporadas para descubrir que el tamaño del cerebro aumentaba en otoño e invierno y disminuía en primavera y verano. Durante el verano, estos peces evitan las aguas superficiales más cálidas, donde el entorno, sin embargo, es más complejo y requiere mayores habilidades cognitivas. Esta capacidad de cambiar el tamaño del cerebro es básicamente una cuestión de supervivencia, ya que este órgano requiere la mayor cantidad de energía para funcionar. Estas truchas de alguna manera tienen la inteligencia para usarlas como sustento.

El número

160

FOTO PROPORCIONADA POR LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COMAHUE

Los huevos, de 5 a 7 centímetros, tendrían 85 millones de años.

Este es el número de huevos de aves prehistóricas fosilizados descubiertos en la Patagonia por paleontólogos argentinos. Los huevos, de 5 a 7 cm, tendrían 85 millones de años. El descubrimiento se realizó durante las remodelaciones de la Universidad Nacional del Comahue, a 1.100 km al sur de Buenos Aires. Estos huevos son de aves llamadas enantiornitos, que eran muy comunes en el período Cretácico, período que duró aproximadamente de 145 a 66 millones de años antes de Cristo. Un equipo ha estado trabajando en el sitio durante semanas, en paralelo con la renovación del establecimiento. Afortunadamente, los huevos se descubrieron a solo unas pocas docenas de metros del Museo de Ciencias Naturales de la universidad.

Con AFP

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar