Economía

Bob Denard, La vida del último de los terribles en los cómics – Jeune Afrique

Con la historieta «Bob Denard, el último mercenario», Olivier Jouvray y Lilas Cognet recuerdan el destino de un hombre que simbolizó sin ayuda los crímenes de Françafrique durante la Guerra Fría y la época de la descolonización.

No hay más como eso. O casi. Con el advenimiento de empresas paramilitares privadas como el grupo ruso Wagner, el mundo contemporáneo no deja mucho espacio para aventureros solitarios e impredecibles, que navegan en busca de algunas bolsas de billetes de golpe de Estado, entre rebeliones y tropas gubernamentales. Voluntad y ambiciones. de los servicios secretos. Casados ​​con el capitalismo internacional, los mercenarios de hoy no tienen rostro, pero pronto cotizarán en la bolsa de valores.

Bob Denard, un mercenario francés, pertenecía a otra época: nació en el momento de la gran crisis de 1929, murió en 2007. Entre estas dos fechas, habrá navegado en las aguas más turbulentas de la política internacional, en el compañía de muchos mercaderes de la muerte. Trazar el camino de Robert Denard no fue fácil: un hombre en las sombras finalmente derrotado por el Alzheimer, se llevó muchos de sus secretos a la tumba. ¡Y, sin duda, los que fueron sus jefes se frotan las manos con codiciosa satisfacción!

Una vida de golpes retorcidos

Sin embargo, el guionista Olivier Jouvray y el diseñador Lilas Cognet tuvieron éxito con su cómic Bob Denard, el último mercenario, para contar en unas 132 páginas una vida de golpes retorcidos sin caer en una caricatura fácil o una condena inequívoca. Una de las razones de este éxito es el diseño: sobrio y suave al principio y al final para describir la infancia y vejez del personaje, es exuberante y poderosamente metafórico en el medio cuando el mercenario, alcanzó el apogeo de su gloria, baila con la muerte.

READ  En Centroamérica, Kamala Harris se compromete con la inmigración

De hecho, Lilas Cognet eligió representarlo en frecuentes conversaciones con un esqueleto, en una estética que a menudo recuerda al Día de Muertos en México. La segunda razón de este éxito es el guión escrito por Olivier Jouvray, que logra barrer todo el viaje de Bob Denard, desde la infancia bajo el control de su padre, Léonce Denard, ex tropa colonial, hasta su muerte solitaria en polvorienta nostalgia y los recuerdos se desmoronan. Sin desprecio ni ternura por su carácter, los dos autores describen su evolución, sus ambiciones, sus fracasos.

Nacionalista, sexista, reacio a la disciplina militar, Bob Denard es ante todo un joven impetuoso que brilla a través de operaciones poco convincentes, un altercado en un bar en Indochina y una conspiración de mala calidad para asesinar al presidente del consejo Pierre Mendès -Francia, en Marruecos. , lo que le valió 18 meses de prisión. “El responsable es Pierre-Mendès France”, dice el personaje del cómic. Todo el mundo lo llama el «sepulturero del asentamiento». Ya era este traidor quien dirigía el bazar de Indochina. «

El papel de Jacques Foccart es garantizar el acceso a las materias primas y proporcionar salidas a las grandes empresas francesas.

Si la historia de Denard está vinculada a la era de la Guerra Fría, está, sobre todo, moldeada por la descolonización como la ve Francia, especialmente y especialmente en África. “Para gestionar los asuntos africanos, De Gaulle recurre a uno de sus amigos maquis: Jacques Foccart, escriben los autores. Su función es garantizar el acceso a las materias primas y proporcionar salidas a las grandes empresas francesas. También debe mantener bases militares en todo el territorio africano para mantener una capacidad de intervención ampliada. Por último, debe asegurarse el apoyo de los países africanos en las Naciones Unidas para mantener una fuerte influencia internacional. «

a la sombra del servicio secreto

Este período de nacimiento de “Françafrique” fue el de Denard y para él, incluso comenzó en la rica provincia congoleña de Katanga donde, durante la secesión de 1960, Moïse Tshombé convocó mercenarios. Denard llegó allí en 1961 y luchó allí hasta 1963, a discreción de Tshombe y los servicios franceses. Después de un desvío por Yemen, junto a monárquicos respaldados por Arabia Saudita y los británicos, contra los rebeldes armados por Egipto, Denard regresará al Congo, todavía trabajando para Tshombe, quien se convirtió en primer ministro, y luego para Mobutu después del golpe de Estado. Así comenzó una larga carrera como secuaz, apoyado extraoficialmente por los servicios secretos.

«En Gabón, Francia logró poner a su amigo Omar Bongo en el poder para asegurar el suministro de petróleo», escriben los autores. Denard es responsable de crear una guardia presidencial para su seguridad. Gabón se convierte en la retaguardia de Denard y sus mercenarios, y el presidente incluso le confía la gestión de grandes propiedades agrícolas (…). En Guinea, [il aide] oposición al poder socialista del presidente Sékou Touré con el entrenamiento de combatientes voluntarios en un campo de entrenamiento en Francia, en las Landas, cerca de Dax (…). En Mauritania, [il créé] la guardia presidencial de Moktar Ould Daddah, otro “amigo” de Francia ”. Etc.

Entre Bob Denard y las Comoras, es una historia que perdurará, el mercenario disfruta del poder

Luego vino el año 1975 crucial para el mercenario: en las Comoras, ayudó a Ali Soilihi a derrocar a Ahmed Abdallah … ¡antes de ayudar a Ahmed Abdallah, un poco más tarde, a derrocar a Ali Soilihi! Quién acabará recibiendo disparos durante un supuesto intento de fuga. Entre el coronel Saïd Mustapha M’Hadjou, alias Bob Denard, y las Comoras, es una historia que perdurará, con el mercenario disfrutando del poder. Hasta 1989, cuando una falsa conspiración para empañar la imagen del ejército para promover la guardia presidencial bajo las órdenes de Denard no terminó con la muerte de Ahmed Abdallah.

¿Imposible resumir la vida del último de los terribles? Jouvray y Cognet logran esto con pedagogía, sin abusar de atajos o simplificaciones. Sobre todo, se dedican a situar cada situación en su contexto: cuestiones económicas y políticas, ambiciones personales, estrategias estatales. Básicamente, lo que muestran, además del destino romántico del mercenario, es el lado oscuro de Francia en la época de la Guerra Fría y la descolonización. Y si el hombre murió llevándose buena parte de sus secretos, no hay duda de que quedan algunos de los hábitos de su tiempo, en el país de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano como en otros lugares.

Bob Denard, el último mercenario, de Olivier Jouvray y Lilas Cognet, Glénat, 148 páginas, 22 euros

Prudencia Febo

"Explorador. Entusiasta de la cerveza. Geek del alcohol. Gurú de Internet sutilmente encantador. Erudito de la web en general".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar