Mundo

Amnistía Internacional abandona el país debido a la ley de seguridad nacional

Creer que es «imposible» trabajar libremente Hong Kong Debido a
ley draconiana de seguridad nacional impuesto el año pasado por
Beijing, estupendo
Amnistía Internacional anunció el lunes el cierre de sus oficinas en el país. «La Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong (…) hace prácticamente imposible que las organizaciones de derechos humanos en Hong Kong operen libremente y sin temor a represalias graves del gobierno», dijo el gobierno en un comunicado. El presidente de la ONG, Anjhula Mya Singh Bais.

Dos oficinas en el sitio

La ex colonia británica que regresó a China en 1997 se ha beneficiado durante mucho tiempo de su sistema legal que está separado del resto del país y garantiza la libertad de expresión y reunión. Como resultado, muchas organizaciones no gubernamentales y los medios de comunicación eligieron la ciudad como su base regional.

«Pero el hecho de que los grupos locales de derechos humanos y los sindicatos hayan sido atacados recientemente es una señal de una campaña intensificada por parte de las autoridades para librar a la ciudad de cualquier voz disidente», agregó el presidente de Amnistía. Cada vez nos cuesta más seguir trabajando en un entorno tan inestable. Amnistía Internacional, que ha estado en Hong Kong durante más de 40 años, tiene dos oficinas allí: su capítulo local y su sede regional para el sudeste asiático y el Pacífico. El lugar cierra el 31 de octubre, y el regional, hasta fin de año.

«Ambiente represivo»

Adoptada en junio de 2020, la Ley de Seguridad Nacional, que según Beijing permitió a Hong Kong recuperar la estabilidad después de las protestas masivas y a menudo violentas a favor de la democracia de 2019, ha transformado radicalmente el panorama político, cultural y legal del territorio. El texto sanciona todo acto constitutivo de «secesión», «subversión», «colusión con fuerzas extranjeras» o «terrorismo». Escrito de manera muy vaga, hace que sea ilegal expresar casi cualquier forma de oposición. Ciertos delitos contra la seguridad nacional se castigan con cadena perpetua.

READ  Kamala Harris quiere "aumentar la presión" sobre Beijing en el Mar de China Meridional

«El ambiente represivo de perpetua incertidumbre creado por la ley de seguridad nacional hace que sea imposible saber qué actividades pueden dar lugar a sanciones penales», ha dicho Amnistía Internacional. En julio pasado, el primer hombre de Hong Kong juzgado bajo la nueva ley, un camarero de 24 años, fue sentenciado a nueve años de prisión por atropellar a un policía en una motocicleta mientras ondeaba una bandera con un eslogan considerado subversivo. Un segundo acusado, un repartidor de comida de 31 años, fue declarado culpable el lunes de «secesión» por gritar consignas como «Hong Kong libre, la revolución de nuestro tiempo» o «Hong Kong, construye tu propio país».

Más de 70 personas acusadas

Detenido desde su arresto hace diez meses, el joven, la primera persona en ser condenada por un delito de seguridad nacional no violento, enfrentará su sentencia más adelante. Se enfrenta a siete años de prisión. Juicios de la ley de seguridad nacional se llevan a cabo sin jurado y ante magistrados especialmente seleccionados por el gobierno, lo que constituye una auténtica ruptura con la tradición jurídica de Hong Kong heredada del sistema británico. La mayoría de los acusados ​​están a la espera de juicio en prisión, ya que rara vez reciben fianza.

Más de 70 personas, muchas de las cuales algunos de los activistas a favor de la democracia más destacados de la ciudad han sido acusados, la mayoría de ellos para expresar opiniones políticas. Muchos otros huyeron al extranjero. Varias decenas de asociaciones y sindicatos en Hong Kong también han huido en los últimos meses por temor a ser preocupados por las autoridades. Y el principal diario prodemocracia de la ciudad, Apple Daily, cerró en junio después de que sus líderes fueran arrestados y sus activos congelados.

READ  Dos accidentes graves en menos de 24 horas en los que participaron jóvenes de 18 años y

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar