Las noticias más importantes

Al menos 450.000 personas han muerto en los EE. UU. Después de consumir una droga que iba a usarse para enfermedades terminales.

Botellas de OxyContin

En los Estados Unidos desde 1999, al menos 450.000 personas han muerto por el uso de OxyContin, un poderoso analgésico que se señala como uno de los principales culpables de esta grave crisis de opioides que cuesta más de 78 mil millones de dólares al año a las arcas del país.

El fabricante de OxyContin (cuyo nombre genérico es oxicodona) es Purdue Pharma, una empresa farmacéutica en manos de la familia Sackler, que ha intentado protegerse económicamente de la avalancha de juicios que la han sobrevenido para resguardar una fortuna que, según medios estadounidenses, asciende a miles de millones de dólares ( el equivalente a más de un billón de dólares en los EE. UU.). En septiembre de 2019, Purdue Pharma aprovechó las protecciones ofrecidas por el llamado “Capítulo 11” y se declaró en quiebra.

“Hay cientos de miles de casos de personas afectadas por haber consumido una droga que inicialmente estaba destinada a ser utilizada para enfermedades terminales”, dice Chris Madeksho, un abogado de Los Ángeles en una entrevista con el periódico Público. “Hemos recibido llamadas de padres cuyos hijos pequeños han sufrido una sobredosis porque encuentran la droga en el botiquín, se la recetan o la están consumiendo de forma recreativa sin saber qué tan adictivo es”.

Madeksho explica que las miles de demandas presentadas de costa a costa contra la farmacéutica están siendo canalizadas a través del juez Robert Drain, quien supervisa el proceso concursal desde una sala de audiencias en White Plains (NY).

“Se ha creado un fondo económico con más de 10 mil millones de dólares (el equivalente a más de diez mil millones de dólares en EE. UU.) que se repartirá entre los particulares y los municipios afectados “dice el abogado.

No es la primera vez que Purdue Pharma ha estado en el centro de atención del público y las autoridades federales. En un comunicado emitido por el Fiscal General de los Estados Unidos en mayo de 2007, la compañía farmacéutica acordó pagar una $ 635 millones de multa y su alta dirección se declaró culpable de haber ocultado y mentido sobre el alto riesgo de adicción a OxyContin, información que también ocultó a sus representantes de ventas.

READ  Huracán Olaf se fortalece y golpea la costa mexicana

Pero más allá de la multa y compensación económica a los afectados, Madeksho aclara que es “muy raro” que este tipo de casos culminen con los responsables tras las rejas y que la imputación de cargos penales es una decisión que depende de las autoridades. “La lección que debemos aprender aquí es la responsabilidad corporativa. Seamos honestos, la vida de quienes tomaron la decisión de prescribir y expandir el uso de este fármaco no se ha visto dañada ”, lamentó.

Durante décadas, las empresas farmacéuticas han extendido sus tentáculos por los hospitales y centros médicos del país y seduciendo al personal de salud con suculentos obsequios y sumas monetarias a cambio de que prescriban sus medicamentos y se conviertan en embajadores de sus marcas. resaltado el medio Público.

En noviembre del año pasado, El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció una sentencia de tres años de libertad condicional para Heather Alfonso, La enfermera, originaria de Carolina del Sur, se había convertido en la principal prescriptora de Subsys, un aerosol de fentanilo indicado para pacientes con cáncer producido por Insys Therapeutics en Connecticut.

Personas que protestan por la crisis de los opioides
Personas que protestan por la crisis de los opioides

Las investigaciones federales confirmaron que, Entre enero de 2013 y marzo de 2015, Alfonso ganó más de $ 80,000 por participar en 70 cenas disfrazadas de “charlas” donde la compañía alentó a los asistentes a recetar Subsys en lugar de otros analgésicos más apropiados. para ciertos tipos de dolor.

“Las empresas farmacéuticas organizan charlas, vacaciones, te invitan a conocer más detalles de sus productos, se gastan cientos de millones de dólares al año en ventas para convencer al personal médico de cambiar su patrón de prescripción”, asegura en entrevista con Público Ricky Bluthenthal, profesor del departamento de medicina preventiva de la Universidad del Sur de California (USC) en Los Ángeles.

READ  ¿Qué es el shock hipovolémico?

Aún así, el experto aclara que Casos como el de Alfonso representan un pequeño porcentaje del sindicato y denuncian el juego de dos bandas de las farmacéuticas, que invierten grandes sumas de dinero en publicitar sus productos en televisión para que, ya en la consulta, sean los pacientes quienes pidan la receta al médico.

“El problema que tenemos con el sistema de salud privado en Estados Unidos es que está diseñado para generar dinero para las empresas, no para cuidar la salud de los pacientes”, dice. “Y es por eso que la crisis de los opioides ha sido tan devastadora, porque utiliza nuestro sistema de salud y el sistema de seguros para distribuir un medicamento que es muy peligroso. No se ahorra dinero, no se genera eficiencia, no se mejorar la salud: es un completo desastre ”.

Pese al protagonismo de las empresas farmacéuticas, el experto advierte que también convergieron otros factores para que la crisis de opioides en los EE. UU. estallará a fines de la década de 1990. Con la llegada de medicamentos más potentes y de mayor duración para tratar el dolor, se inició una ola de prescripciones que facilitaron el acceso de la población a opioides que generan una gran dependencia física. “Somos un país de 300 millones de personas y en un momento hubo más de 200 millones de recetas de opioides”, dice Bluthenthal.

Al finalizar el tratamiento médico, algunos pacientes que desarrollan dependencia física a un opioide recetado, recurren al mercado negro y se vuelven adictos a drogas ilegales como la heroína. cuyo consumo ahora compite con la droga de moda en Estados Unidos y Canadá: el fentanilo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la prescripción de fentanilo (una droga sintética de 50 a 100 veces más potente que la morfina) Debe limitarse a pacientes en estadios avanzados de cáncer que presenten dolor intenso. Pero los consumidores que no obtienen una receta encuentran su forma ilegal en el mercado negro, donde el fentanilo tiende a mezclarse con heroína, cocaína o ambas drogas. También hay quienes consumen fentanilo con metanfetamina en una combinación que a menudo es letal y que, en Los Ángeles, parece haberse vuelto popular entre la enorme comunidad de personas sin hogar que viven en tiendas de campaña en el barrio de Skid Row.

READ  A principios de la década de 1950, José Limón y Maria Callas en México
Víctima de la crisis de los opioides
Víctima de la crisis de los opioides

“El fentanilo es más potente, es más fácil de transportar y se necesitan dosis más bajas para generar la misma sensación que con la heroína. Por lo tanto, para un narcotraficante, es un producto mejor”, dice Bluthenthal. “El problema es que la dependencia física del fentanilo es tan alta que aumenta la cantidad de veces que necesita usar opioides. Y ahora en los EE. UU. Y Canadá tenemos una crisis de fentanilo que no creo que se vea en ningún otro país del mundo.”

El aterrizaje del fentanilo en América del Norte y la pandemia nacional de opioides en Estados Unidos no solo han catapultado el riesgo de sobredosis. También han extendido el uso de jeringas, lo que a su vez aumenta el riesgo de contraer el VIH, la hepatitis C y desarrollar infecciones de la piel y los tejidos subcutáneos.

“Ahora estamos viendo casos de VIH en lugares como Boston, donde nunca antes se había visto”, dice el profesor. “Y con el covid-19, se espera que el uso de opioides se dispare aún más. No hay ningún indicador que me lleve a ser optimista sobre la crisis de los opioides. “

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:

Estados Unidos superó los 5 millones de casos de coronavirus

Ibuprofeno inhalado: ¿Qué es la “terapia de rescate” con resultados prometedores en casos graves de COVID-19?

Eugènia Mansilla

"Jugador. Aficionado a las redes sociales. Aspirante a especialista web. Fanático de la cerveza. Comunicador. Emprendedor. Friki zombi malvado. Fanático apasionado de la televisión. Entusiasta del tocino incurable".

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar